Cómo no desperdiciar lo avanzado digitalmente

  • Néstor Altuve
      Néstor Altuve |

      En estos tiempos de pandemia, uno de los grandes riesgos que corren las organizaciones luego de haber ejecutado iniciativas digitales de urgencia, algunas de las cuales ni siquiera estaban planificadas, es que estas se queden aisladas, provisionales y/o se pierdan en el tiempo.

      Lo anterior requiere de definiciones estratégicas que conecten las mencionadas iniciativas con una renovada visión.

      Lo más recomendable, es en primer lugar, incorporarlas de lleno a lo estratégico, táctico y operativo del día a día de la organización y, adicionalmente, desarrollar proyectos complementarios que aumenten su potencial transformador.

      También, es clave identificar a los mejores talentos que puedan estar al frente de tan complicada tarea.

      A lo anterior hay que sumarle el cumplimiento de unos principios básicos de la transformación digital.

      Primero, seguir una visión claramente definida, centrada en las necesidades del cliente, conocidas y compartidas por todos.

      Luego, que la alta gerencia debe tomar la iniciativa para garantizar que el camino hacia esa transformación digital equilibre las necesidades de la organización, sus RRHH, accionistas y la comunidad, así como decidir qué consideraciones deben incluirse en nuevas ofertas comerciales. Tercero, contar con la infraestructura, tecnología, recursos y experiencia necesaria, ya sea desarrollada internamente y/o a través de aliados de negocio.

      Otro principio es transformar los procesos y prácticas tanto internas como externas y, por último, crear un entorno y una cultura de apoyo para la innovación y disrupción constante, con el objetivo de revolucionar la experiencia del cliente, abrir nuevas oportunidades y crear nuevos modelos de negocio.

       

      Néstor Altuve
      [email protected] / @nestoraltuve

      * El autor es consultor en Transformación Digital. 



      Metrolibre