Internacionales

OTAN pide a Rusia actuar sobre la violencia en Ucrania

01 de agosto de 2019

EFE |  El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, volvió hoy a pedir a Rusia que utilice su "considerable influencia" sobre los rebeldes separatistas en el este de Ucrania, ante el repunte de violencia detectado en esa región.

"Pedimos que Rusia utilice su considerable influencia sobre los separatistas para poner fin a la violencia. Todas las partes deben cumplir completamente sus compromisos con los acuerdos (de paz) de Minsk", indicó Stoltenberg en una rueda de prensa. El político noruego aseguró que "vemos el más grave repunte de violencia desde hace tiempo, vemos que el alto el fuego no se está respetando".

En concreto, se refirió a que ha habido más de 5.600 violaciones del alto el fuego la semana pasada, especialmente en torno a la localidad ucraniana de Advéyevka, de acuerdo con las últimas cifras facilitadas por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). El secretario general aliado también alertó de la situación humanitaria, con 20.000 personas sufriendo bajas temperaturas con penuria de electricidad y agua.

Por su parte, Moscú exigió ayer martes a Ucrania que cese inmediatamente las acciones militares en la región de Donetsk, aduciendo que el este ucraniano se encuentra al borde de una catástrofe humanitaria.

"Pedimos una vuelta inmediata al alto el fuego y la retirada de todo el armamento pesado, prohibido por los acuerdos de Minsk", insistió Stoltenberg. Además, instó a garantizar un acceso "libre y seguro" a todos los observadores de la OSCE en la región, "lo que incluye las fronteras con Rusia", insistió. "La OTAN seguirá respaldando a Ucrania con apoyo político y práctico", concluyó Stoltenberg.

El recrudecimiento de las hostilidades con empleo de armamento pesado, del que los militares ucranianos y las milicias separatistas prorrusas se acusan mutuamente, amenaza con echar por tierra los acuerdos para el arreglo pacífico al conflicto en Ucrania. Los choques armados más graves de los últimos días se han producido en los alrededores de Advéyevka, ciudad controlada por las fuerzas ucranianas y situada a solo unos 15 kilómetros al norte de Donetsk, principal plaza fuerte de los separatistas.