Internacionales

El gobierno británico pierde la pista a 200 refugiados menores no acompañados

24 de enero de 2023

Las autoridades británicas admitieron el martes que perdieron el rastro de unos 200 menores que habían sido alojados en hoteles tras llegar sin sus padres al Reino Unido en busca de asilo.

En respuesta a una pregunta en el Parlamento, el secretario de Estado de Inmigración, Robert Jenrick, informó que desde julio de 2021 se alojó en hoteles a unos 4.600 menores migrantes no acompañados.

Los solicitantes de asilo no son retenidos en los hoteles y tiene libertad para marcharse de ellos.

Desde entonces se denunciaron 440 desapariciones y "200 niños" siguen sin ser localizados. De ellos, 13 son menores de 16 años y sólo uno es una niña.

El 88% de los jóvenes dados por desaparecidos son albaneses, los demás proceden de Afganistán, Egipto, India, Vietnam, Pakistán y Turquía.

La diputada del partido ecologista Caroline Lucas, que hizo la pregunta en el Parlamento, calificó de "horrible" que "niños vulnerables sean abandonados" por el ministerio del Interior.

El domingo, The Observer, la edición dominical del diario de izquierdas The Guardian, informó sobre el secuestro de niños en un hotel de la ciudad costera de Brighton (sur), citando a una persona que trabaja con el ministerio del Interior y a fuentes de los servicios de protección de menores.

La policía de Sussex, en el sur de Inglaterra, dijo a AFP que "no había recibido ninguna denuncia de personas secuestradas en los hoteles".

Sin embargo, añadió que en mayo de 2022 se le informó de que "dos niños alojados en uno de estos hoteles se habían subido a un coche" cerca de un hotel.

El vehículo fue detenido en la autopista y dos hombres "arrestados como sospechosos de intento de tráfico de seres humanos".

"Tres jóvenes pasajeros fueron puestos a disposición del ministerio del Interior" y la investigación sigue en curso, precisó.

El gobierno conservador británico ha sido criticado en los últimos meses por las condiciones de acogida de los cada vez más numerosos migrantes irregulares que llegan por mar desde las costas de Francia.