Economía

Turquía confía todavía en ampliación completa del acuerdo de cereales de Ucrania

18 de marzo de 2023

Turquía todavía confía en una extensión completa por 120 días del acuerdo que ha permitido la exportación de cereales ucranianos por el mar Negro para aliviar la crisis alimentaria global, pero el tiempo se agota.

El pacto actual, firmado en julio bajo el auspicio de Turquía y Naciones Unidas, vence justo antes de la medianoche del sábado en hora de Estambul (+3H00 GMT).

"La fecha límite se acerca", advirtió el viernes el ministro turco de Defensa, Hulusi Akar. "Estamos en contacto tanto con Ucrania y Rusia para extender el acuerdo bajo las condiciones originales", agregó.

La invasión rusa en febrero de 2022 bloqueó los puertos ucranianos en el mar Negro, pero el acuerdo de julio permitió el tránsito seguro de las exportaciones de cereales, críticas para el mercado global.

Ucrania era uno de los principales productores de granos del mundo y la llamada Iniciativa de Granos del Mar Negro ayudó a mitigar la crisis alimentaria provocada por el conflicto.

Las condiciones del pacto contemplaban su renovación automática por 120 días salvo que alguna de las partes presentara objeciones.

Así ocurrió en noviembre, cuando la renovación automática permitió alargarlo hasta el 18 de marzo, y así se esperaba en esta ocasión.

Pero el lunes, tras un encuentro con altos cargos de la ONU en Ginebra, Moscú propuso limitar la ampliación a 60 días.

El viernes, ninguna parte sabía con ciencia cierta qué ocurrirá una vez expire.

Ucrania expresó su descontento, pero evitó rechazar tajantemente el nuevo plazo.

"Esperamos que la iniciativa continuará y los barcos seguirán transitando", dijo Stephane Dujarric, portavoz del secretario general de la ONU.

- Las quejas de Rusia -

Moscú argumentó el cambio de postura porque, en su opinión, no se está respetando un acuerdo paralelo para la exportación de alimentos y fertilizantes rusos.

Este compromiso, firmado también en julio de 2022 con la ONU, implicaba que estos productos quedarían al margen de las sanciones aplicadas contra Rusia por los aliados de Kiev.

"Nuestra posición futura estará determinada por el progreso tangible en la normalización de nuestras exportaciones agrícolas. No en las palabras, sino en los hechos", dijo el viceministro de Relaciones Exteriores, Serguéi Vershinin, que lideró la delegación rusa durante las reuniones con la ONU en Ginebra.

Esto implica "pagos bancarios, logística de transporte, seguros y descongelar las actividades financieras y los suministros de amoniaco a través del ducto Tolyatti-Odesa", que cruza Ucrania de norte a sur, dijo este diplomático.

El ministro ucraniano de Infraestructura, Oleksandr Kubrakov, dijo que la posición rusa "contradice el documento firmado", pero señaló que esperaban a la postura oficial de la ONU y Turquía como "garantes de la iniciativa".

- "Factor de riesgo" -

La ONU asegura desde el lunes que hace todo lo posible para salvar el acuerdo.

"Continuamos trabajando de cerca con todas las partes", dijo el viernes el responsable humanitario de la ONU, Martin Griffiths.

Al mismo tiempo, la organización asegura que "no ahorra esfuerzos" en resolver los problemas planteados por Rusia.

Desde la firma del acuerdo se han exportado 29,1 millones de toneladas de grano desde los puertos ucranianos. En cambio, solo una parte de las 260.000 toneladas de fertilizante ruso almacenado en puertos europeos ha sido liberada.

Entretanto, los precios del trigo y el maíz volvieron a los niveles de antes de la guerra y las semillas de girasol o de colza están muy por debajo.

"Por ahora, el mercado apuesta por que habrá una extensión de 120 días", dice Edward de Saint-Denis, comerciante de cereales en la compañía Plantureux.

"Si ese es el caso, los 60 días propuestos por Moscú se usarán para continuar las negociaciones para una ampliación más larga", agrega.

Pero Michael Zuzolo, presidente de Global Commodity Analytics and Consulting, dice que estos 60 días "no son suficientes para alquilar un barco y asegurar su cargamento".

Si vence el plazo sin un acuerdo claro, "será un factor de riesgo" y "los mercados lo tendrán en cuenta", advierte Sebastien Poncelet, analista del especialista de mercados agrícolas Agritel.