Opinión

Septiembre, mes de la Biblia en Panamá

26 de septiembre de 2022

Estudiar ‘la Palabra de Dios’ fue una verdadera lucha desde los tiempos en que el poder de Roma mantenía una plena autonomía y control en toda Europa. Sin embargo, no fue hasta la edad media en que el autor de la Imprenta Juan Gutenberg había traducido algunos ejemplares en latín, Griego e Inglés, pero esto contradecía los principios que la Iglesia había destinado en toda Europa. Las persecuciones no se hicieron esperar, Alemania, Francia, Inglaterra y otras naciones mantuvieron el pleno desafío de dar conocer algunos textos de las Sagradas Escrituras, situación que puso de manifiesto la idea que era de tener un pleno conocimiento sobre las Sagradas Escrituras y otros temas.

Con la llegada de la Biblia al Nuevo Mundo, en Baltimore Maryland, el dominio de las diversas monarquías que desafiaron estos principios entabló controles acérrimos de expandir sus dominios hacia América, especialmente las 13 colonias donde los colonos estadounidenses estaban inconformes con el dominio y el irrespeto de los derechos a estudiar la Palabra de Dios. Es evidente que el estudio de la Palabra de Dios no ha sido fácil en diversas partes del mundo, mas aun en Panamá, su celebración constituye un punto fundamental en la vida de cada ciudadano, ya que esta contribuye al desarrollo personal de cada ciudadano motivando su pleno conocimiento en saber que ella es importante en nuestras vidas.

Modesto Rangel Miranda

[email protected]