Nacionales

La Invasión: ¡Cáncer geopolítico sobre Panamá!

02 de agosto de 2019

Mucho se ha escrito sobre el tema; pero igual que nuestros médicos, nos quedamos en los síntomas: las bombas, los Apaches, El Chorrillo, el dolor. No solo lo físico, el de la psiquis de la memoria nacional.

Hagamos un vuelo rasante sobre algunos temas, orígenes de esa tragedia:

1.- El cambio de los demócrata de Carter por el de los halcones guerreros de Reagan/Bush- dio un giro de 180 grados en la geopolítica de la Casa Blanca. Los asesores liberales de Carter comprendieron que las llamaradas centroamericanas de izquierdas- Nicaragua, El Salvador, no se apagaba con bombas, sino con cambios sociales y políticos profundos. Carlos Andrés Pérez y Omar Torrijos los guiaban.

El líder panameño, además, les había restregado un Tratado del Canal que les ardía demasiado. ¡Eso no se lo perdonaban ni a Carter ni a Torrijos! Al “Pastor” de Georgia lo liquidaron en urnas; al nacional tuvieron que esperar hasta el 31 de julio de 1981, coincidiendo con la marcha de “La Contra”, el nudo de la trama.

Bush había dicho “comunismo igual cáncer y hay que extirparlo” Omar Torrijos era la célula neoplásica regional; Chuchú Martinez de Escolta era demasiado.

2.-De Noriega conocían mucho, pero él también conocía demasiado. Enemigo de clasificaciones mutuas.

Él, generales de Honduras y El Salvador, así como gánsteres como Posada Carriles y otros- coordinados desde la CIA, montaron la Operación; millones de los Carteles colombianos; armas de Europa Oriental, y salarios y logística.

En el Senado, buzos demócratas navegaban buscando esos secretos, el principal, John Kerry.

El General criollo se volvió una Torre importante del ajedrez; el Rey, Bush.

El coordinador general, Tte Crl Olivert North. ¿Directivos? Secretario de Defensa Caspar Weingberguer, Director de Seguridad Nacional, Vicealmirante John Poindexter y otros Seniors

3.- ¿Por qué invadir tan cruelmente y buscar liquidar a un socio tan importante como MAN? Se agotó la paciencia de tanto negociar ¡Jamás un Subsecretario como Michael Kozak, hizo tantos viajes y rogaderas para que un jefe militar renunciara! ¿Por qué no “Tripolizar” la aventura y arrestar o matar a Noriega, con un saldo de 3 o 4 muertos? Porque las denuncias públicas de junio de 1987, y lo que se formó detrás -cruzadas, represiones, etc.- tuvieron tal cobertura internacional, que el escándalo de tener de íntimo a un socio y a los Carteles, salpicó de Coca las gradas del Capitolio; y los medios grandes repicaban las campanas.

¡ O lo hacían salir, o se jodían todos! Y el panameño quiso vacilarlos: hasta declaraciones de guerra con machete en mano. Bush parió la CIA moderna y era experto en liquidar células cancerígenas. ¡Y Torrijos, mucho más inteligente y sagaz, no pudo evitarlos!

4.- Kozak se quejó de la burladera y Bush armó la Operación.

El principal negociador local, Rómulo Escobar, no los explicaría años luego: “Un día hubo el compromiso completo y jurado; Noriega dijo que ya, que ahora sí renunciaba; sería un miércoles.

Kozak se fue feliz a Washington; hasta me prometió un avión para ir a ver la graduación de un hijo allá. Pero, al día siguiente me citaron a calle cincuenta y delante de un grupo especial de oficiales, que no era el Estado Mayor, me envainó uno de ellos delante de Noriega, acusándome de traidor a la Patria.

Y Noriega, que el día antes nos juró renunciar ese mismo día, se quedó callado. Me fui entonces para mi casita en El Valle. Supe con dolor que invadirían Panamá”.

5.- ¡Cuánto falta por analizar, desde el fondo, los orígenes! Sobre las muertes y destrucción hay bastante texto.

Los nacionales no leemos, y menos escribimos. Veamos otros acápites: ¿cómo creer que un espía estrella como Noriega iba a ignorar toda una parafernalia de guerra tan avisada? (hasta los Gunas que vivían en Veracruz oían rugir aspas y hélices sobre Howard) ; ¿cómo otro cerebro mundial de complots e intrigas, como el General Mike Harari de Mossad, tan íntimo en negocios con MAN, y presente como asesor en Panamá, no iba a estar 100% informado? No es creíble.

Noriega para nuestro análisis, sí esperó la invasión y por eso dio sus “Partes de Guerra” a distancia, en una guerra sin oficiales altos, con tropas suicidas, que nunca tuvieron un “Comandante”.

¿Por qué no se rindió simplemente, y evitaba semejante masacre? Se llevó esos secretos, entre otros, a su morada final.
*El autor es exjefe del Estado Mayor

inva

Recordarán con actos, la invasión a Panamá
ML | Con diversos actos se recordará hoy los 28 años de la invasión.
A las 7:00 a.m., será la acostumbrada romería en el Jardín de Paz.
La Comisión 20 de diciembre de 1989 tendrá una sesión informativa a las 9:00 a.m. en la Universidad de Panamá. A las 4:00 p.m. marcha desde la Cinta Costera hacia la 5 de mayo.

Roberto Díaz Herrera 
[email protected]