Nacionales

Etesa energiza primer tramo de línea de transmisión eléctrica

01 de agosto de 2019

La Empresa de Transmisión Eléctrica S.A (Etesa) energizó el primer tramo de la Tercera Línea de Transmisión Eléctrica de Panamá, que comprende las Subestaciones de Veladero en Chiriquí y Llano Sánchez en Coclé; siendo este un paso importante para la construcción de este proyecto que beneficiará a la población panameña con el mejoramiento de la calidad del servicio energético.

Con la energización del primer tramo de la tercera línea de transmisión eléctrica se cumple el cronograma estipulado y se avanza en el Plan Energético Nacional (PEN) que permitirá reforzar el sistema eléctrico y asegurar el abastecimiento de energía en el país.

La construcción de la nueva línea avanza en un 95% y con el primer tramo energizado transporta 200 megavatios (MVA).

Esta obra que ha sido declarada por el Estado Panameño como un proyecto de interés público y de carácter urgente, permitirá transportar hasta los centros de consumo en la ciudad capital unos 1, 200 megavatios de capacidad instalada en la región occidental del país.

La obra de impacto social incrementará significativamente la transmisión de energía y la eficiencia, logrando disponer de energía limpia las 24 horas del día, los 365 días del año.

El proyecto consiste en la construcción de una línea de doble circuito desde Veladero, en Chiriquí, hasta Condado del Rey, en la ciudad capital, con una capacidad adicional para transportar 800 MVA a lo largo de 301 km.

Los trabajos también incluyen la modernización de los sistemas de comunicación y adecuación de cuatro de las subestaciones existentes: Veladero (Chiriquí), Llano Sánchez (Coclé), La Chorrera (Panamá Oeste) y Panamá (Capital), permitiendo monitorear y operar las redes desde el Centro Nacional de Despacho (CND) a través de cables de fibra óptica

En marzo pasado, a través de Resolución el Consejo de Gabinete aprobó el Plan Energético Nacional (PEN), 2015-2050, “Panamá el futuro que queremos”, que tiene como propósito que el país cuente con las fuentes alternativas de energía y se trace el plan energético para los próximos 35 años.

Por medio de esta hoja de ruta, se propone que al menos un 70% de la matriz eléctrica al 2050, debe provenir de fuentes renovables, con énfasis en energía solar y eólica, complementadas con otras fuentes de generación.