Internacionales

El presidente de Siria visitará China el jueves

19 de septiembre de 2023

El presidente sirio, Bashar al Asad, visitará China el próximo jueves, dijo su oficina el martes, su primer viaje al país aliado desde antes de que estallara la guerra civil en Siria, hace más de 12 años.

"En respuesta a una invitación oficial" del presidente chino, Xi Jinping, Asad y su esposa "visitarán China a partir del jueves", dijo la presidencia en un comunicado.

"La visita incluye una serie de reuniones y eventos" en Pekín y Hangzhou, dijo el comunicado, y agregó que el presidente estaría acompañado por "una delegación política y económica".

China será el tercer país no árabe que Asad visita desde 2011. Antes viajó a Rusia e Irán, sus dos grandes aliados.

Pekín dio apoyo internacional a Siria, en particular en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde se ha abstenido varias veces de votar resoluciones contra el país.

Hace seis meses un acuerdo negociado por China permitió a Arabia Saudita e Irán, grandes rivales regionales, restablecer sus relaciones diplomáticas y reabrir sus respectivas embajadas.

La última visita de Asad a China fue en 2004.

Asad inició en 2023 un acercamiento diplomático con varios países árabes, tras años de aislamiento por la guerra en su país.

La normalización de las relaciones tuvo su punto culminante con el regreso de Siria a la Liga árabe, y la participación del presidente sirio en la cumbre árabe de Yeda, en Arabia Saudita en mayo.

Este acercamiento se dio en el marco de la reconciliación entre Irán y Arabia Saudita, dos potencias regionales que restablecieron en marzo sus relaciones tras siete años de ruptura, en el marco de un acuerdo logrado bajo patrocinio de China.

China desempeña un papel cada vez mayor en Oriente Medio y trata de promover ahí su proyecto de las Nuevas rutas de la seda, por lo que realiza inversiones masivas en muchos países en desarrollo para construir infraestructuras.

En enero de 2022, Siria anunció que adhirió al proyecto.

La guerra en Siria ha causado más de 500.000 muertos y la mitad de la población siria tuvo que refugiarse o desplazarse.