Fondos del programa IVM solo podrían alcanzar hasta los próximos 18 meses, la CSS busca alternativas

  • ML | Oficinas de la Caja de Seguro Social en Clayton
Redacción Web |

La crisis generada por la pandemia del Covid-19 agrava mucho más el Programa de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) de la Caja del Seguro Social (CSS) y sus fondos podrían alcanzar solo hasta los próximos 18 meses, según el subdirector de la Caja del Seguro Social, Francisco Bustamante. 

"La complicación en el IVM no se trata de un problema nuevo que se acaba de sacar del bolsillo la actual administración, sino que viene, sistemáticamente, siendo evadido desde hace varias administraciones, desde el 2009", señaló Bustamante. 

Aseguró que, “se sabía de antemano que si se hace un programa cerrado en el salen cotizantes y entran beneficiarios en algún momento dado, se genera una crisis. Se creía que iba a tardar 10 años, pero se extendió a 12".

"Durante la nueva administración se ha logrado tener un primer borrador del estado financiero que confirma que el déficit del año 2019 fue de 249 millones de dólares, es decir 297 millones de dólares usados de las reservas sin haberse dado cuenta entre el 2018 y el 2019", detalló. 

El presupuesto que se hizo para el año 2019-2020, presenta una tasa de crecimiento de la economía del 6.5% y un desempleo del 4.5% con los cuales se estima el ingreso, pero la realidad es que la economía creció en un 3% en el 2019 y en lo que va del 2020, ya se calcula que la economía va a caer en un -2%.

Explicó que se tiene un sistema de empleo en el que hay 700 mil trabajadores que no cotizan y un millón 215 mil que sí cotizan, de los cuales 283 mil son empleados públicos y el resto son empleados del sector privado, por lo que es importante ese último.

"En la actualidad, a causa de la pandemia, en el sector privado hay 110 mil trabajadores con contratos suspendidos, es decir 11% de los cotizantes formales, ya tienen una situación de no cotización, con lo que se acelera un proceso de desgaste", dijo el subdirector de la CSS. 

Sin embargo, el funcionario asegura que el sistema de reparto es el más justo, porque cada persona recibe lo que aporta. También dice que Panamá tiene uno de los sistemas de pensiones más generosos de América Latina: un 60% de beneficio de los 10 mejores años de salario de la persona, cobertura de los hijos hasta los 25 años, a los suegros y padres, sin limitaciones.

Medidas 

Bustamante indicó que se ha establecido un plazo de 6 meses, que de tiempo para recomponer las finanzas para hacer las negociaciones que se requieren y “renacer” con un nuevo sistema que sea consensuado para el próximo año.

Dijo que los bonos tienen un rendimiento alto y tienen un buen precio en el mercado. Por ejemplo, con 500 millones de dólares, la CSS se podría ganar 72 millones, porque hay una apreciación de esos bonos.

El proceso de venta se haría solo en caso de necesidad, que se establecería en base a un monitoreo diario.

Pensiones de jubilados 

En condiciones normales como venía la economía, se calculaba que el fondo del IVM solidario, donde están los 283 mil jubilados, llegaban al 2026. En la condición actual, se ha disparado a 18 meses y se “quedarían con 0 centavo”.

Recaudaciones 

La recaudación de la cuota obrero patronal ya venía registrando déficit. En enero de $23 millones por debajo de lo presupuestado y en febrero de $46 millones de déficit.

Pero, al arreciar la enfermedad del coronavirus en Panamá, en marzo y abril, dejó ingresos de $69.6 millones menos de lo presupuestado y $127.5 millones por debajo de la proyección de ingresos, respectivamente, de acuerdo con un informe dirigido a la Junta Directiva que plantea la grave situación. 

Como impacto de la pandemia que provocó la suspensión de 110 mil contratos de trabajos por la medida de cuarentena, el citado informe proyecta que, al mes de diciembre, las recaudaciones de cuotas obrero-patronales podrían caer en un 90% de lo presupuestado.

Propuesta de la Administración 

La Administración se encuentra preparando una propuesta de reformas de leyes que contempla:

1. La eliminación de restricciones que limitan el acceso a los recursos del Fondo Fiduciario que se creó para contribuir a financiar déficits temporales del programa IVM.

2. La fusión de los programas IVM de Beneficio Definido y Mixto, como existía previo a la reforma del año 2005.

3. La creación de otros ingresos adicionales de rentas del Estado para reforzar los ingresos del IVM.

4. La capacidad de la Caja de poder invertir en proyectos de Asociación Pública Privada, APP, para el desarrollo de valiosos terrenos que forman parte del patrimonio y que la Caja no tiene capacidad financiera ni técnica para explotarlos.

5. La capacidad de la Caja de poder obtener financiamiento externo para el desarrollo de proyectos de facilidades propias que se pagarían con los ahorros en alquileres que actualmente gasta.

6. Ampliar la capacidad de inversiones de la Caja en otros instrumentos financieros, y adicional, mejoras para lograr ahorros en el consumo de energía, entre otros.

La propuesta llevada a la Junta Directiva procura que en el caso de que los escenarios de estrechez financiera se acentúen, la Caja pueda continuar haciendo frente a sus responsabilidades de pagar puntualmente las pensiones a todos los jubilados y pensionados.

La Junta Directiva pospuso la decisión de la propuesta de la Administración y solicitó que ésta procure y presente otras opciones a la posible venta de los bonos, en caso de que se requiera financiamiento para el pago de las pensiones, señala un documento firmado por el subdirector Bustamante.



Metrolibre