La secta que causó el horror en la comarca Ngäbe-Buglé

Mario González Blanco, quien ejercía como líder de la agrupación religiosa, era abuelo de los 5 niños que fueron asesinados, presuntamente durante los ritos religiosos. La secta tenía al menos tres meses realizando estas actividades en la comunidad
  • ML | Estamentos de seguridad, preparaban a una de las personas rescatadas para su traslado.
  • ML | La comunidad de El Terrón, en la comarca Ngäbe Buglé.
Redacción Metro Libre |

La secta  religiosa “La Nueva Luz de Dios”, cuyos miembros son acusados del homicidio de 7 personas en la comunidad de El Terrón, en Santa Catalina, comarca Ngäbe Buglé, está presuntamente conformada por miembros de una misma familia.

Su líder es Mario González Blanco, quien ejercía como pastor del grupo religioso, supuestamente acompañado por su esposa, hijos y algunos sobrinos.

El dirigente de la secta era abuelo de los cinco niños asesinados brutalmente durante los ritos, además era padre de la embarazada que también fue hallada muerta.

Según informó el fiscal Rafael Baloyes, la secta tenía aproximadamente tres meses de estar funcionado. Sin embargo, miembros de la comunidad afirmaron que nunca antes se habían dado casos de maltratos, hasta el pasado 11 de enero, cuando empezaron a darse estos actos.

Su líder afirmaba que Dios le había dado un mensaje. El fiscal dio  detalles de lo que encontraron en el lugar y el templo donde ocurrieron los abusos.  

“En ese lugar se ubicaron un chivo muerto, armas punzocortantes, machetes, con esto maltrataban a las víctimas”, dijo el fiscal.

El subdirector de la Policía Nacional Alexis Muñoz  manifestó que González Blanco había salido de la comunidad El Terrón, pero al retornar llevó ideas “raras” que obligó a los miembros del grupo a practicar y el que se oponía a realizar dichas actividades era sometido a un supuesto “exorcismo”.

Un joven que logró escapar de uno de los ritos relató que presenció cuando golpeaban a un hombre. Más tarde se enteró de la muerte de una niña y relató que una mujer le dijo que había muerto por “no aceptar a Cristo”.

Los residentes del área señalaron que las personas eran sacadas de sus casas de manera violenta y bajo amenazas para llevarlas al lugar donde se realizaban las supuestas actividades religiosas.

Si las personas no se “arrepentían de sus pecados” se les quitaba la vida. Las autoridades señalaron que no se descarta que haya otros miembros de las secta.    

La secta religiosa en Ngäbe Buglé  

La secta religiosa Nueva Luz de Dios” operaba en la comunidad de El Terrón, en Santa Catalina, en la Comarca Ngäbe Buglé, entre Veraguas y Bocas del Toro. En dicha comunidad habitan cerca de 300 indígenas Ngabé Buglé. El Terrón está en medio de montañas.

Es una zona de difícil acceso en el Caribe, a unos 250 kilómetros de Ciudad de Panamá. La cacique del área es Silvia Carrera. Marcelo Guerra Pérez es el presidente de la  Coordinadora Nacional de los Pueblos Indígenas de Panamá.       

 

Los especialistas opinan 

Opinión

La secta está en manos de la justicia 

Fiscal

Un juez decretó la "detención provisional a nueve personas, imputadas por el delito de homicidio agravado, femicidio y privación de libertad", informó el Órgano Judicial. Los agentes realizarán patrullajes "el tiempo que sea necesario" para obtener información sobre algunas iglesias y determinar si existen otras sectas en el área, según la Policía.

Datos

 

Es un hecho inédito, según el director de medicina forense 

Pachar

“Es la primera vez que ocurre algo como eso”, dijo José Vicente Pachar, director del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (IMELCF), sobre el hallazgo de una fosa con los cadáveres de seis  menores de edad y una embarazada.

Pachar señaló que en sus 29 años de experiencia forense tiene conocimiento de un entierro clandestino múltiple en Panamá Oeste, donde hallaron cuatro cadáveres de hombres. Además relató otro hecho en el cual se ubicaron ataúdes con osamentas en Calidonia,esto vinculado a creencias religiosas. También recordó el hallazgo de otro féretro con los restos de un niño en una vivienda en Parque Lefevre, donde se presentó una “parafernalia” alrededor del  ataúd, supuestamente por santería. 

Otras tragedias que impactaron a Panamá en los últimos 20 años

Joyita

En el país se han suscitado otras tragedias, aunque no con tintes religiosos. En el año 1998, en uno de los campamentos de Coiba fueron degollados cuatro reos por la pandilla “Los Hijos de Dios”.

Otro hecho se dio en el 2001, cuando cinco pacientes del Instituto Oncológico Nacional (ION) fallecieron por una sobredosis de radiación.

En el año 2006 se reportaron las primeras víctimas por un jarabe de la Caja de Seguro Social (CSS) que prescribía un expectorante sin azúcar y que contenía dietilenglicol, un refrigerante industrial muy tóxico.

Entre diciembre de 2007 y marzo de 2010, William Dathan Holbert acabó con la vida cinco personas, estadounidenses como él, que vivían expatriadas en Bocas del Toro.

Holbert es conocido como el Salvaje Bill (Wild Bill). Entre 2010 y 2011 se dio el secuestro y asesinato de cinco jóvenes universitarios de ascendencia china en La Chorrera.

Los dominicanos Alcibíades Méndez y Gilberto Ventura Ceballos fueron condenados por este hecho. 

En  2011 se incendió el pabellón de menores del Centro de Cumplimiento de Tocumen. Cinco reos murieron. 

El pasado 17 de diciembre en La Joyita se dio un hecho en el cual 13 reclusos fallecieron.   

Sectas que han dejado huellas en el mundo por sus crímenes

Sectas

En el mundo existen diversos grupos cuyas creencias o ideologías también han dejado huella, muchas de ellas mortales.

Uno de los casos más impactantes  fue protagonizado en el año 1953 por los seguidores del Templo del Pueblo, una secta de alrededor de mil adeptos que siguieron a su líder Jim Jones para establecerse en una aldea en Guyana.

Jones organizó un suicidio colectivo con bebidas de cianuro, episodio en el que murieron casi 700 adultos, entre ellos el líder, y más de 200 niños.

El 19 de abril de 1993 se produjo, en un rancho del estado de Texas, la Masacre de Waco. En ella fallecieron 76 miembros de la secta de los Davidianos (21 de ellos niños), una secta protestante y apocalíptica.

En 1995 el tren subterráneo de Tokio sufrió un atentado con un compuesto inoloro e incoloro, por parte de la secta religiosa “La Verdad suprema”, que tenía como líder a un falso gurú ciego. Trece personas murieron.

La secta “La puerta del Cielo”,  liderada por Marxhall Herff Applewhite, protagonizó el mayor suicido colectivo (39 personas) de la historia de Estados Unidos el 28 de marzo de 1997. 

En otro trágico hecho, la Orden del Templo Solar (OTS) organizó entre el 30 de septiembre de 1994 y el 22 de marzo de 1997 el suicidio colectivo de 74 personas. Esas muertes ocurrieron en Suiza, Francia y Canadá.

 

 



Metrolibre