La salud mental y emocional es prioridad

  • ML | Hombre pensativo.
Eliened Ortega |

Miedo, soledad y angustia a causa de la situación que vive el país, han llevado a algunas personas a tomar medidas drásticas como quitarse la vida, hechos que, según la psicóloga Vali Maduro, han ido en auge.  

Maduro, quien trabaja en la Fundación Relaciones Sanas, destacó que, de acuerdo a datos del Ministerio Público, desde marzo 2020, los suicidios han aumentado un 30% más, en comparación al año pasado.

“El riesgo suicida se eleva cuando las personas que ya tienen alguna dificultad de salud mental se sienten más abrumadas con las restricciones y el distanciamiento social”, explicó.  

Asimismo, Maduro hizo hincapié en que la mayoría de las muertes por esta causa son prevenibles, si los individuos en riesgo reciben ayuda profesional. 

Otras alarmas 
La psicóloga Rodsella Aragundi comentó que en circunstancias de estrés, la ansiedad o el trastorno de pánico pueden aparecer, manifestándose como una sensación de ahogo y debilidad.

“Esa reacción puede ser causada por la agorafobia, que es el miedo a salir y exponerse a inseguridades”, precisó.

De cara a la “nueva normalidad”, Aragundi dijo que podrían dispararse las enfermedades mentales, no obstante, aclaró que esto no siempre será producto de la pandemia, pues, en algunos casos, ya hay factores que predisponen estas patologías.

Recaló que si no hay control de emociones, la pérdida de la estabilidad económica es un factor que podría intensificar los pensamientos suicidas, pues la persona siente culpa, pesimismo y vergüenza. 

Depresión  
Para el psicólogo Eybar Sanguillén, experimentar tristeza profunda o depresión es entendible, dado el panorama actual, pero puede tratarse con un tratamiento de activación conductual para la depresión.

“Esto consiste en modificar el estado de ánimo, a través de la conducta. Si el paciente está solo se evaluarán las herramientas a disposición para ayudarlo a superar la crisis”. 

La fe como gran ayuda emocional en tiempos duros

El padre José Brutua,  de la Arquidiócesis de Panamá,  recordó que la Iglesia Católica habilitó la línea telefónica 282 6586, para que las personas se puedan comunicar con psicólogos, en caso de que sientan ansiedad y tristeza. 

Destacó que también se han capacitado sacerdotes y religiosas para consolar a quienes necesiten hablar y expresar sus angustias. Licda. Itza Urriola, al  6140-3320; Francisco De León, al  6267-0663; Licda. Argelia Vargas, al 6749-4703.    

Eliened Ortega Yángüez 
[email protected]
Twitter: @ElienedY 
Instagram: @_eliyanguez
 



Metrolibre