Israel quiere acercarse al mundo árabe con la exposición universal Dubái-2020

  • AFP | Israel quiere acercarse al mundo árabe con la exposición universal Dubái-2020
AFP |

Israel tendrá un pabellón en la exposición universal de Dubái-2020, una manera de acercarse al mundo árabe y de reforzar sus relaciones con los países del Golfo.

Emiratos Árabes Unidos ya ha puesto en marcha la cuenta atrás para la exposición universal de 2020, que quiere convertir en un motor económico gracias a los 25 millones de visitantes previstos y a la presencia de al menos 192 países.

Entre ellos Israel que, a pesar de su mala reputación en algunos países árabes y de la ausencia de representación diplomática en Emiratos, espera reforzar su presencia en la región, al hilo de las nuevas relaciones con algunas monarquías del Golfo.

"Compartimos la misma visión que algunos Estados del Golfo sobre la amenaza que representa Irán. No tenemos la misma estrategia que estos Estados, pero hay un encuentro natural de intereses comunes", dijo un responsable israelí que no quiso identificarse.

Recientemente varios atletas israelíes fueron autorizados a participar en competiciones en los países del Golfo.

Por eso, un pabellón internacional israelí en un país árabe y musulmán puede ser una oportunidad más para acelerar este acercamiento, apuntan los responsables israelíes.

"Para nosotros, el valor añadido de esta exposición son los visitantes árabes y musulmanes", afirma Elazar Cohen, responsable de Dubái-2020 en el ministerio israelí de Relaciones Exteriores.

El pabellón israelí tendrá la forma de un gran duna de arena rodeada de paredes y con multitud de pantallas que retransmitirán imágenes de la diversidad de la sociedad israelí.

El edificio quiere reflejar la idea de que Israel forma parte de Oriente Medio y que es un país abierto a sus vecinos, tecnológicamente puntero, explicó a la AFP David Knafo, el arquitecto de Tel Aviv que lo concibió.

La exposición en Dubái es "un encuentro único entre culturas, lenguas y personas que normalmente no se juntan (...) Por eso el pabellón quiere ser un espacio abierto", afirma.

Dentro del edificio habrá un auditorio con experiencias interactivas multimedia para presentar el "espíritu de Israel" en los sectores de la tecnología, la medicina y la innovación, apunta Yuval Rotem, el director general del ministerio de Relaciones Exteriores, citando como ejemplo la capacidad de producir agua captando la humedad del aire.

Según el primer ministro Benjamin Netanyahu, la participación israelí forma parte "de los progresos constantes de cara a una normalización con los Estados árabes".

La ausencia de acuerdo de paz y de negociaciones entre israelíes y palestinos para crear un Estado palestino podría disgustar a los visitantes árabes, reconoce sin embargo Cohen.

Pero según Dore Gold, un ex alto responsable de la diplomacia israelí, los países del Golfo "se ocupan de sí mismos" sin tener en cuenta la cuestión palestina y por eso son favorables a reforzar la cooperación de seguridad con Israel frente a Irán.

"No es una normalización sino una presencia reforzada", apunta Gold, actualmente director del grupo de reflexión Jerusalem Center For Public Affairs.

"El desafío es desarrollar intereses comunes sin provocar un gran revuelo (...) La mayor parte de la población del Golfo ha asumido la idea de que Israel forma parte de la región", asegura.

Tanto Elazar Cohen, el diplomático, como David Knafo, el arquitecto, viajan con frecuencia a Dubái para supervisar el avance de las obras del pabellón y aseguran ser siempre bien recibidos.

"La actitud de los anfitriones es excelente", dice Cohen. "No me esperaba menos pero cuando lo vives es reconfortante".



Metrolibre