Las Fuerzas de Defensa de Panamá

Instaurada y encabezada por el general Manuel Antonio Noriega, esta organización fue el ente principal de seguridad nacional, entre los años 1983 y 1989, antes de que evolucionara a la Policía Nacional
  • AFP | El general Manuel Antonio Noriega rodeado por gente.
  • AFP | Un soldado de Las Fuerzas de Defensa de Panamá disparando su arma.
  • AFP | Soldados estadounidenses acercándose a un avión.
  • ML | Armas militares en el suelo de un campamento.
Eliened Ortega |

Resguardar  la soberanía panameña y el orden público fueron los objetivos de Las Fuerzas de Defensa de Panamá, entre 1983 y 1989, explicó el exjefe del Estado Mayor de esta institución, Roberto Díaz Herrera. 

Destacó que la entidad fue producto de la evolución de la policía militar denominada “Guardia Nacional”, lo que fue impulsado por el fallecido general Manuel Antonio Noriega. 

A juicio del exjefe, esta entidad representó la pretensión de Noriega de militarizar al país en su totalidad. 

“La organización se alejó de los ideales de Omar Torrijos, que buscaban fortalecer el vínculo entre el pueblo y la guardia”, expresó el general 

Resaltó que, durante su existencia, la entidad también sirvió para favorecer a Noriega en negocios ilegales, como el narcotráfico. 

“Hay evidencias que vinculan a Noriega con los carteles de droga, esto era sabido por la Drug Enforcement Administration o DEA, de Estados Unidos, pero por mucho tiempo lo permitieron”, detalló.

Sus miembros
Alrededor de 15 mil miembros integraron el estamento militar, los cuales seguían órdenes impulsados por el temor que infundía Noriega, según Díaz Herrera. 

El Batallón 2000, el Cémaco, Paz y la Infantería Diablos Rojos de Chiriquí, junto a la Infantería Urracá y la de Victoriano Lorenzo, fueron algunas de las tropas más importantes de la institución. 

Su desmantelamiento
Luego de la invasión estadounidense a Panamá, en diciembre de 1989, el gobierno emergente de  Guillermo Endara se encargó de consolidar una nueva institución, bautizada como “Policía Nacional”.  

Para Díaz Herrera, esta transición se hizo sin escrúpulos, dejando de lado los méritos de algunos soldados.

“Después de la invasión la gente le sacaba la lengua a los guardias. La carrera se desprestigió y el pueblo sentía resentimiento”, insistió.

La percepción
Para la historiadora Milagros Sánchez, este organismo es un episodio triste dentro de la memoria nacional, pues proclamaron represión y violencia. 

“Noriega y su entidad podrían ser los responsables directos de tantas víctimas de la invasión”, exclamó Sánchez. 

Según la experta, el pueblo panameño sintió alivio con la disolución de esta fuerza, pues, de lo contrario, existía el riesgo de que se perpetuara el régimen. 

Por su parte, el también historiador Néstor Sánchez señaló que hubo quienes apoyaban la ideología militar y otros que la rechazaban. 

“Algunos recibían beneficios de este sistema, por lo que apoyaban su vigencia y expansión”, indicó el experto. 

 

Datos

 

Exhibición: Historia patria, arte y  análisis en el Mac 

Con la exhibición “Una invasión en 4 tiempos” se recordarán los hechos ocurridos en 1989, durante la invasión militar estadounidense a Panamá, en el Museo de Arte Contemporáneo, desde las 10:00 a.m., de martes a domingo.   

 

Eliened Ortega Yángüez 
[email protected]
Twitter: @ElienedY 
Instagram: @_eliyanguez
  



Metrolibre