Opinión

Obras vs desinformación

14 de octubre de 2022

Por Herrera y Los Santos cuentan desde ahora con una moderna Unidad Regional de Oncología en el Hospital Anita Moreno, que les ha sido entregada este miércoles por el presidente Laurentino Cortizo Cohen y el ministro de salud Luis Francisco Sucre, como parte de las obras públicas realizadas allí, y que implica además un nuevo Centro de Atención Integral a la Primera Infancia (CAIPI) en Tonosí .La Unidad Regional tendrá un oncólogo con experiencia adquirida en el Instituto Oncológico Nacional (ION), enfermeras y personal de farmacia capacitados, médico general y psicólogo y ofrecerá tratamientos de quimioterapia, inmunoterapia, terapia blanco o terapia dirigida, tratamientos orales, cuidados paliativos y vigilancia de sobrevivientes de cáncer, así como sillones y camas para la aplicación de quimioterapias intravenosas, área de consulta, salas de espera y de citas. Importante establecimiento si se considera, primero, que forma parte de la Red Oncológica que impulsa el Gobierno Nacional para llevar una atención especializada y tratamientos, a un área en la que durante el año 2020 fueron diagnosticados con cáncer 934 personas, de las cuales el 30 por ciento debía trasladarse hasta la Ciudad de Panamá para obtener sus tratamientos.Y los señalo porque si en algo se ha empeñado la administración Cortizo ha sido en el tema de la salud. En principio porque era uno de los aspectos fundamentales de su programa enunciado en julio de 2019, y aspecto central de su plan de acción. Claro, la pandemia de Covid-19 exigió más y el gobierno respondió, no solo con las demandas de esa coyuntura sino con un visión estratégica y a largo plazo, de la que forma parte la Unidad Regional de Azuero, el Hospital Manuel Amador Guerrero de Colón ,la Ciudad de la Salud que con un componente de 17 edificios estará en funciones completas en diciembre de 2023 y un número plural de hospitales y centros que se construyen en todo el país. Y de la cual algunos ya están operando.

Pero lo destaco además porque de cierta manera, tanto el gobierno como la opinión pública están sujetos a la información cotidiana que llega a través de algunos medios que han hecho de esta su tarea fundamental. Pero que no siempre dedican sus espacios a temas tan importantes como el de la salud de los panameños, sino a desinformaciones sugerentes y llenas de morbo, dirigidas, en no pocas ocasiones, a desmeritar personalidades o a hurgar en la vida privada de personas honorables.

Es posible que esos guiones obedezcan a determinadas líneas editoriales o a afanes puramente políticos, ubicados siempre, dentro de la consabida libertad de expresión. Derecho que no se niega, pero que en reiteradas ocasiones actúa en contra del derecho que posee la población a estar bien informada, afectando y enrumbando la psicología social de los panameños por rutas de desaliento, pesimismo y hasta de acusaciones falsas, calumnias y chismes convertidas en “investigaciones periodísticas” que, a la larga, le hacen un gran daño a la nación.

* El autor es funcionario y comunicador social.

TE PUEDE INTERESAR