Cultura

¡Protectores de los alados!

26 de septiembre de 2022

La bióloga panameña Karla Aparicio se encontró fascinada por las aves rapaces desde muy joven y ese interés la llevó a estudiarlas para encontrar nuevos modos de garantizar su protección. Su visión creció y en 2015 levantó, con ayuda de otros científicos y entusiastas, la Fundación Naturaleza y Ciencia 507, de la cual se desprende su más grande proyecto: La Halconera.

En este refugio, ubicado en Espavé de Chame, alrededor de 25 ejemplares han recibido asistencia veterinaria por distintos motivos, una contribución importante para el equilibrio de la biodiversidad. “A la mayoría de ellas las hemos podido restablecer y liberar, otras están con nosotros. Nuestro objetivo es darles una segunda oportunidad de vida a esos pájaros rapaces que han sufrido maltrato por el hombre, ya sea a través de disparos o pedradas”, precisó Aparicio.

De igual forma, reciben por mano de miembros de la comunidad, a las que naturalmente se caen de los nidos. Miembros de Naturaleza y Ciencia 507, como Rogney Quibilan, las cuidan y hacen docencia sobre su conservación entre las personas.

“Nos llegan también casos de aves incautadas por MiAmbiente, pues se les encuentra como mascotas. Ellas son depredadoras en el tope de la cadena alimenticia, su instinto como cazador siempre saldrá a relucir, por eso no es recomendable tenerlas en casa”, dijo el experto manejador.

Cernícalos americanos, gavilanes negros mayores, autillos tropicales y búhos, han estado bajo el cuidado de la fundación. Cuando no pueden ser reincorporadas a su hábitat por la gravedad de sus lesiones o secuelas, se vuelven embajadoras del organismo y son empleadas en jornadas de concienciación. Se recogen fondos para La Halconera a través de jornadas de puertas abiertas. Pueden agendar visitas y hacerse padrino de algún emplumado en www.natyciencia507.org o @ natyciencia507.

adjunto

ELIENED ORTEGA Y.

[email protected]