Dr. Reyes: Muy preocupante

  • Eduardo Reyes Vargas.
      Eduardo Reyes Vargas |

      En entrevista reciente a una colega que mantiene jefaturas en el área de la salud mental, publicada en un medio de comunicación escrito, muy honestamente la psiquiatra, señala que las estadísticas en relación a nuestros pacientes con enfermedades mentales, no suelen estar actualizadas  y hay  en ocasiones   sub registros. Este escenario sin duda alguna es  preocupante, ya que  por muchos años los programas de    salud mental dentro de la agenda de la salud pública panameña ocupa un lugar no preferencial. Hoy día los trastornos de salud mental están en aumento a nivel mundial.  En Panamá no son la excepción.

      Las estadísticas actualizadas e integrales permiten fortalecer la atención  planificada de estos ciudadanos. No contar con esa información hace más difícil lograr metas de control en este tipo de patologías. Reconocemos que por diferentes causas nuestras estadísticas de área de salud no suelen estar al día. Algo endémico y quizás inexplicable.. Lo observamos  igual en publicaciones de la OMS y OPS.

      Cifras extraoficiales nos ubican como consumidores notables de alcohol y de drogas ilícitas. Las experiencias de cada colega que les toca evaluar a  estos pacientes a nivel primario explican la prevalencia de estos trastornos. Aún así las cifras como se menciona, caen en sub registros. Nuestros  adolescentes  como lo señala la colega está inmersos  en el mundo del consumo de drogas desde edades tempranas. Ello más otras causas determinantes sociales de la salud explican sin duda el entorno violento de nuestra sociedad panameña.

      La población geronte también víctima de síndromes demenciales irán en aumento. Tampoco hay cifras actualizadas de estas enfermedades. Corresponde  a las instituciones públicas responsables de la salud del panameño, ubicar en el sitio que  se merece la atención a las  varias enfermedades  mentales que afectan  nuestra ciudadanía. Caer en el desdén nos  puede conducir  a  una sociedad que posiblemente no podrá ser controlada. Drogas, depresión, ansiedad, estrés pos traumas,  suicidios, violencia familiar  etc.  nos envolverán  y sepultarán como una gran ola. Atención a esto.

      Eduardo Reyes Vargas
      [email protected]



      Metrolibre