Thomas Kent: La tecnología de la desinformación está en aumento

  • Thomas Kent, profesor de periodismo de la Universidad de Columbia en Estados Unidos.
Zulema Emanuel |

El tema de las fake news se ha convertido en un problema global, en que las organizaciones bombardean al público con datos falsos y medias verdades en plataformas digitales para conseguir un objetivo.

Thomas Kent, profesor de periodismo de la Universidad de Columbia, fue el encargado de dictar la conferencia “Hacia la verdad”, en que explicó que la tecnología de la desinformación cada día va en aumento.

En el evento organizado por la Embajada de los Estados Unidos en Panamá, Kent dijo que hay problemas con la verificación de datos y se necesita que los verificadores salgan de esa burbuja en la que viven.

“Muchos de estos viven en una burbuja intelectual o de cuello blanco. Y cuando vemos el análisis en las redes vemos que la verificación de datos y la desinformación trabajan de manera similar dentro de las redes sociales, es decir, cada uno en su silo. Entonces es difícil que uno penetre el silo del otro, es un trabajo que hay que hacer”, destacó.

La mayoría de esta desinformación se da en grupos cerrados de WhatsApp, Facebook o de otras redes y hay activistas que intentan ingresar en ellos para luchar contra esa narrativa falsa, explica el especialista en periodismo moderno.

Considera que las personas que comprueban noticias se enfocan en las áreas de política o temas nacionales y dejan a un lado el entretenimiento y el mundo deportivo, reduciendo la cantidad de personas que ven su producción.

Kent, quien también es experto en influencia mediática, evaluó algunas informaciones falsas de redes sociales locales y dijo que, aunque en su mayoría se trataban de intentos de estafa, esto podría empeorar con el tiempo.

 

Videos falsos convincentes

El expresidente de Radio Europa Libre asegura que en los próximos años es posible que veamos videos muy convincentes de eventos que jamás sucedieron y que serán creados electrónicamente con la tecnología “Deepfake”, ​una técnica de inteligencia artificial que permite editar videos falsos de personas que aparentemente son reales, utilizando para ello algoritmos de aprendizaje no supervisados, conocidos en español como RGAs (Red generativa antagónica), con vídeos o imágenes ya existentes.

“Serán creados con tal precisión que hasta expertos o peritos van a tener dificultad para probar que son falsos. Por ejemplo, puede haber un video del presidente Cortizo diciendo algo con su imagen y su propia voz, algo que nunca dijo. Todo eso se puede crear a través de la tecnología deepfake”, manifestó.

 

Leyes son peligrosas

Que los gobiernos creen leyes para sancionar a los desinformadores aparenta ser una buena idea, no obstante, Kent aclaró que esto puede ser “una espada de doble filo”.

“Para mí, cualquier tipo de ley es peligrosa. Si los gobiernos centralizan los datos, esto se puede prestar para encubrir las fallas de los funcionarios”, expresó.

Los medios con especialistas en “fake news” y las plataformas desmitificadoras de bulos son, conforme a Kent, fuerzas que contrarrestan esta amenaza digital.

 

Esfuerzos para contrarrestar los datos falsos

A nivel internacional han surgido diversas organizaciones que buscan acabar con estas organizaciones que difunden este tipo de contenidos por diversión o por fines políticos y económicos.

Cuenta que una organización holandesa de verificación de datos creó un juego sobre fake news, el cual pueden descargar de la página www.getbadnews.com, asegura que es muy interesante y es divertido jugarlo.

“Ellos están buscando gente para traducirlo a otros idiomas y todavía les falta el español, si alguien está interesado y quiere crear una versión en español, creo que la organización estaría feliz de recibirlos”, destacó.

Otras son sitios digitales o de WhatsApp que publican las informaciones falsas de la semana. El problema es que considera que hay que ser más creativos para combatirlos, pues la tecnología de la desinformación se expande con rapidez y se hace atractiva para quienes lucran con ella o quieren imponer sus ideas, advirtió.



Metrolibre