El fascinante nido de un Águila Harpía en Darién

  • cortesía Eduardo Estrada | Darién visto desde las alturas.
  • CORTESÍA EDUARDO ESTRADA | Un Águila Harpía mira con atención el helicóptero que sobrevuela sobre su nido.
  • cortesía EDUARDO ESTRADA | Nido en la copa de un árbol.
Eduardo Estrada |

 He perdido la cuenta de las veces que la naturaleza sobrepasa mis expectativas con alguna sorpresa, creo que esta vez, se le paso la mano a la Madre Naturaleza con el regalo. Ya llevábamos varias horas en el aire, no puedo hablar por mis compañeros, pero para mí las vistas eran tan variables como mis sentimientos.

Vi tanto potrero y tantos arboles tirados en el suelo que es inexplicable como chocan las ideas y sentimientos, cuando realizas que estas sobrevolando el “gran Darién”, por varios minutos la plana zona se convertía nuevamente en el Darién de mis sueños, altas montañas y árboles que parecían llegar hasta al lado del helicóptero, de lo alto que eran, estábamos en la cordillera del Gran Darién.

De pronto escucho a través de los audífonos “un Águila Harpía” seguido de múltiples ¿dónde, donde? Desde el asiento de atrás las manos señalaban un enorme árbol que sobrepasaba a todos los gigantes de la zona, sus ramas parecían una enorme mano que se abría revelando un tesoro.

El Capitán Fernando Cardoze da la orden “Eduardo, consigue esas fotos”. (Ya antes hemos trabajado juntos y hemos logrado un buen sistema, es impresionante lo estable que es ese helicóptero en maniobras de este tipo).

Y allí vamos el helicóptero empieza a circular el nido a distancia para no estresarla, la nave se ladea en ángulo mientras gira y la cámara empieza a clickear , extendía y retraía el lente una y otra vez buscando no perder un instante.

Una revisión rápida y grito “woow, la tengo” Vámonos, había logrado la foto de un nido del ave nacional, emblema de mi país, aun no lo podía creer, en los audífonos solo escuchaba comentarios y gritos acelerados de emoción de mis compañeros, realizamos un sobrevuelo alejándonos del nido para descubrir que no existe acceso, estábamos en la selva del Darién.

En mi carrera como fotógrafo he escuchado muchos comentarios cuando se me han dado momentos especiales como este “es la buena vibra”, “la naturaleza sabe”, etc. En ese helicóptero había mucha buena vibra, un grupo de amantes de la naturaleza buscando todo menos un Águila Harpía. 

Eduardo estrada
redacció[email protected]