Varela reconoce filtraciones, pero quiere justificarlas 

El exmandatario en un comunicado señaló que “no sólo se ha violado la privacidad de los panameños, la mía y la de los muchos otros, sino que se ha sacado de contexto de manera dolosa conversaciones del ámbito privado”
  • ML | Juan Carlos Varela, presidente de la República de Panamá, durante el periodo 2014-2019.
  • ML | La procuradora Kenia Porcell en uno de sus viajes.
Redacción Metro Libre |

El expresidente Juan Carlos Varela reconoció ayer que los mensajes publicados en un sitio web fueron extraídos de su celular, aunque afirmó que son: “distorsionados, alterados y manipulados con la clara intención de hacer daño”.  

Explicó en un comunicado que no ha perdido ni extraviado nunca un celular y responsabilizó la filtración a la pérdida del equipo de interceptación telefónica conocido como pegasus.  

“Su posible relación y la de sus allegados con los proveedores de este equipo le habría permitido continuar interviniendo ilegalmente conversaciones privadas más allá de su mandato y es evidente que esta práctica podría continuar en estos momentos”.  

Dijo que evalúa la posibilidad de interponer acciones legales ante “otra evidente” comisión de un delito de violación a la intimidad.

Varela hizo referencia a “personas cercanas al expresidente Martinelli”, que según él, han difundido la existencia del sitio web con los textos adquiridos entre 2017-2018.  

¿Contrataciones en la CSS fueron negociadas?

El expresidente, en supuesta conversación con Stanley Motta, según Varela Leaks, le señala al empresario la necesidad de contratar personal para la CSS. Motta preguntó sobre los puestos que requería para pedir a su personal de Recursos Humanos revisar hojas de vida. 

El vínculo de Porcell con el exmandatario

En las supuestas conversaciones del expresidente con la procuradora general de la Nación, reveladas en los Varela Leaks, Kenia Porcell, se evidencia una relación muy estrecha. 

Las conversaciones eran diarias y las llamadas recurrentes.

Varela presuntamente le daba instrucciones a Porcell, mientras que la procuradora Porcell le pedía favores. 

Entre la gran cantidad de temas que hablaban estaba la investigación del caso Blue Apple y Odebrecht. Además los pasos a seguir con Ricardo Martinelli y su traslado a El Renacer.

Entre las conversaciones Porcell le comenta al exmandatario que se estaba creando una facción contra la junta directiva del Colegio Nacional  de Abogados y que si tomaba forma ella se incluía. También, llegó a pedirle ayuda a Varela para que el Banco Nacional le aprobara un préstamo a su hermana por más de $120 mil.

En mayo del 2018, le pide al exmandatario que la deje ir que ya no quiere ser PGN.

Los hilos del poder 

Según los Varela Leaks, el empresario Stanley Motta sostuvo un abundante intercambio con el exmandatario. En reiteradas ocasiones se dieron quejas de Varela al empresario por la línea editorial que seguía la vicepresidenta de servicios informativos de TVN Media, Sabrina Bacal, al cuestionar en reportes periodísticos temas como el Metro y a Rolando López Secretario del Consejo de  Seguridad.

Pero la relación iba más allá, puesto que obras del estado le habrían sido informadas al empresario para su aprobación o vinculación.

Varela también confió a Motta que tuvo que parar a los chinos para que no avanzara el proyecto de gas NG Power.  

Nexos con Berguido

Según los Varela Leaks, el exmandatario mantenía presuntas conversaciones con Fernando Berguido, expresidente de La Prensa, a quien le manifestó que debía pedir el puesto del periodista que había publicado una nota relacionada con NG Power, proyecto de una planta eléctrica.  

Varela justificaba su solicitud señalando que el comunicador comprometió la línea editorial. También sostuvo el exgobernante conversaciones con la exdirectiva de Corprensa, María Mercedes Corro, a quien le manifestó su molestia con el editorial del periódico.

Ambos exdirectivos mantenían relación directa con el diario y además eran embajadores de Varela.  

 

45