Opinión

Ferias libres con mejores precios

23 de agosto de 2022

Toda persona que se encargue de las compras de alimentos para el hogar sabe perfectamente que los precios varían según el sector y tipo de comercio.

Es indispensable estar claros en que los precios en los mercados, supermercados, minisúper, tiendas y quioscos tienen precios diferenciados y en muchas ocasiones la diferencia puede ser hasta del 50 a 80% más del valor del lugar que lo vende más económico.

La primera diferencia es entre los mercados, que por lo regular tienen precios hasta del 10 a 15% más baratos que los supermercados.

Aquí tenemos que hacer un alto porque de todos es conocidos que los supermercados, hasta de la misma cadena, pueden tener precios distintos producto del área o lugar donde se encuentra el establecimiento. Esa es la razón por la cual la información de precios juega un papel super importante en las decisones del consumidor. Si el consumidor conoce el lugar donde hay más economía para su bolsillo, por supuesto que prefiere ir a esos lugares. ​

Es bueno buscar información del lugar donde vive o trabaja para poder accesar mejores precios en su área de movilidad, para no tener que gastar en el traslado a otro sitio.

Entre un supermercado y un minisúper existen diferencias entre 25 a 35% en los precios de los productos, y ni hablar de las tiendas o quioscos que pueden tener diferencias hasta del 40 a 50% con los super, así que con los mercados la diferencia es mucho mayor, como lo dijimos anteriormente.

Ante esta realidad lo prudente es comprar en los mercados, pero en la actualidad existen muy pocos, tanto en ciudad como en el interior.

Siempre hemos hablado de los mercados periféricos en áreas de mucha población y de bajos recursos para poder aliviar el malestar del consumidor con respecto a los precios.

Estos mercados lograrían quebrar la cadena de los intermediarios entre el productor y el consumidor. De esa manera el consumidor tendría mejores productos a mejor precio.​

Se podría ensayar con mercados en el área norte (Chilibre), en el área oeste (Arraiján, Burunga, etc.), área este (24 de Diciembre, Pacora y Chepo), área sur está el Mercado Nery frente al Mercado del Marisco en la Cinta Costera y en las distintas provincias en áreas que califiquen con población alta y de escasos recursos. Este ejercicio traería gran beneficio a los ciudadanos y al productor, ya que habría que provocar que el mismo productor pueda vender en forma directa partiendo al intermediario.​

Ahora bien, en estos momentos las Ferias del (Instituto de Mercadeo Agropecuario) IMA están tratando de aliviar el malestar ofreciendo productos a través de sus ferias. Estas ferias por supuesto que sirven para adquirir productos más económicos pero no tienen el personal, inventario, ni la infraestructura para abrir por lo menos 5 o 6 días a la semana, que lo podrían hacer los mercados periféricos.

Esta situación acarrea las largas filas que estamos viendo porque las personas quieren adquirir estos productos más económicos. Tenemos que reconocer el esfuerzo que hace el IMA con la población pero su realidad es que no se dan abasto para la demanda que tienen.

Las filas aunque son molestosas, generan ahorro al bolsillo y es imposible pensar que no existan. Sabemos que crean molestias pero las hacemos para todo tipo de actividad como eventos de artistas, cine, supermercados, almacenes, viajes, etc., debemos pensar que en estos momentos se hacen por conseguir mejores precios en alimentos y van los que así lo decidan.

Pienso que el Estado debe ir pensando en una mejor logística para esta actividad y les reiteramos que los mercados periféricos pueden ser la solución. ​

 

Pedro M. Meilán

[email protected]

* Autor es abogado y exadministrador de ACODECO.