Desarrollemos nuestra cultura

  • Sara Asvat
      Sara Asvat |

      Si Ud. desea escalar y crecer en su negocio, debe establecer una cultura que promueva las habilidades de sus empleados.  Si logramos esto, el desarrollo del liderazgo se convertirá en norma.

      Si no establecemos una cultura de liderazgo empresarial , estaremos estancados y cada individuo en la organización trabajará de manera sesgada e independiente, sin compartir conocimiento y trabajar en equipo hacia la consecución de nuestras metas. Porque la mentalidad de escasez restringe el crecimiento, y los empleados tienden a proteger con egoísmo su territorio, trabajando individualmente, lo que afectara nuestro crecimiento porque lo estanca. Y, esto, como organización, es definitivamente contrario a lo que debemos priorizar,

      El líder de la empresa es la primera persona que debe acarrear la Cultura de Liderazgo y debe tenerlo claro. Ser la persona que modele la cultura de grupo, la establezca, la nutra y la incentive. Dentro del replanteamiento empresarial, esta debe ser la responsabilidad principal. Enseñarles a los miembros del equipo modelos de crecimiento y desarrollo dentro de la organización. 

      De lo que hemos leído de Dr. John Maxwell (1947, escritor, y conferencista estadounidense), rescatamos los siguientes puntos a desarrollar con las siguiente seis C-s:

      1.  Carácter. Todo inicia con un fuerte carácter. Es algo inherente en el empresario exitoso. Y debe vivirse a diario y ser parte intrínseca del empresario. Mantener la integridad, tratar a otros con respeto, desear que su equipo crezca y se desarrolle. Y darlo todo, para apoyar el mismo.

      2.  Claridad. Debemos tomarnos el tiempo para desarrollar a nuestros líderes. Debemos estar involucrados en el proceso de crecimiento, dando el ejemplo y que nos observen en nuestras actuaciones diarias.

      3.  Comunicación. Debemos constantemente conversar acerca del tema de nuestro desarrollo del liderazgo. Que sepan que para nosotros es una prioridad el que nuestros empleados crezcan y se conviertan en líderes. Hablemos y ejecutemos acorde.

      4.  Contribuir. Debemos dejarlo claro. Que nuestro objetivo es desarrollarlos. Para que nos emulen en el proceso. Y, quieran pasar la batuta.

      5.  Consistencia. Desarrollar líderes requiere de tiempo y, por ello, cultivemos esa cultura a diario en nuestra empresa, con actos que demuestren que el aprendizaje nunca termina

      6.  Celebrar. Reconozcamos el valor del desarrollo del liderazgo, celebrarlo, que se premia continuamente; y, se convierte en un pilar importante en la empresa y se integre en la cultura organizacional. Convirtiéndose en una enseñanza diaria. Cuando el modelo de la cultura de desarrollo es parte del día a día, todos en el grupo reconocerán su importancia y actuarán en consecuencia. 

      Será una prioridad! “Nada es más fácil que hablar, Nada es más difícil que vivirlo, día a día.  Lo que prometes hoy debe ser constantemente renovado y redecidido mañana y en cada día que se presente frente a ti.” -Arthur Gordon. 

      Sara Asvat 
      [email protected] 
       



      Metrolibre