Dr. Vargas: ¿Un problema en la oscuridad?

  • Eduardo Reyes Vargas.
      Eduardo Reyes Vargas |

      “En el último año, aproximadamente 1 de cada 6 personas mayores de 60 años sufrieron algún tipo de abuso en entornos comunitarios. Las tasas de maltrato a personas mayores son altas en instituciones como residencias de ancianos y centros de atención de larga duración: 2 de cada 3 trabajadores de estas instituciones indican haber infligido malos tratos en el último año. Las tasas de maltrato a las personas de edad han aumentado durante la pandemia de COVID-19.El maltrato de las personas mayores puede conllevar graves lesiones físicas y consecuencias psicológicas prolongadas. Se prevé un aumento del problema”. -OMS Tomado  de la página electrónica de la OMS, se expone brevemente, la situación del maltrato a la persona de edad mayor de 60 años.

      “El maltrato a las personas de edad es un acto único o repetido que causa daño o sufrimiento a una persona de edad, o también la falta de medidas apropiadas para evitar otros daños, que se produce en una relación basada en la confianza. Este tipo de violencia constituye una violación de los derechos humanos y puede presentarse en forma de maltrato físico, sexual, psicológico o emocional; violencia por razones económicas o materiales; abandono; desatención, y menoscabo grave de la dignidad y falta de respeto”.

      OMS Con estos párrafos obtenidos de la Organización Mundial de la Salud, solo pretendo visibilizar (palabra de moda), lo que puede ocurrir en Panamá.

      Quizás por  informaciones a veces no del todo formal hemos llegado al convencimiento que es un problema de salud pública que debe ser ubicado en una agenda muy particular.

      Si se reflexiona  sobre el  significado del concepto de maltrato al geronte observaremos que muchas personas quizás lo hagan y las víctimas lo sufran ,sin conocer este problema.

      Las cifras que tratan de señalar la prevalencia oscilan alrededor de un 15 por ciento. Cifras que muchas veces son sub registros y el problema puede ser mayor.

      Si usamos la cifra de 400,000 panameños que sobrepasan los 60 años, y le aplicamos ese 15% de prevalencia, podemos hablar de un mínimo d 60 mil ciudadanos víctimas de este maltrato.

       El  maltrato más prevalente es el psicológico, el físico y el abuso financiero entre otros. Suelen darse en propios hogares o centros de cuidado de ancianos.

      Lo que aspiramos es que nuestras autoridades del MIDES, Salud,  y otras instituciones responsables de la sociedad  observen con mayor lupa este problema.

      Terminamos con este párrafo: “El maltrato a las personas de edad puede tener graves consecuencias físicas, mentales, financieras y sociales, como por ejemplo lesiones corporales, mortalidad prematura, depresión, deterioro cognitivo, ruina financiera y necesidad de ingresar en una residencia de ancianos".

      Para las personas de edad, las consecuencias del maltrato pueden ser especialmente graves y la recuperación puede llevar más tiempo que para las personas de otros grupos de edad  OMS.

      Necesitamos a todas luces más educación sobre el tema y medidas de prevención. Mejorar la  nuestras cifras estadística, que reflejen a cabalidad éste muy preocupante problema. Lo acaecido recientemente  y conocido por medios de comunicación, puede ser la punta del iceberg.

       

      Eduardo Reyes Vargas
      [email protected]



      Metrolibre