El izquierdismo en Colombia crea escepticismo

  • Víctor De La Hoz
      Victor de la Hoz |

      No hubo sorpresa, ni sorprendido en los resultados de los comicios presidenciales en la hermana República de Colombia, en los que se impuso el líder izquierdista Gustavo Petro, del Movimiento Pacto Histórico, con el 50.4 por ciento de los votos, que lo llevo a ocupar la silla presidencial en el Palacio de Nariño, y romper así con un ciclo de gobiernos conservadores.

      Su contendor el candidato independiente Ing. Rodolfo Hernández, logro 47.3 por ciento de los votos. Hernández mantuvo su campaña con la consigna del cuco que Colombia va rumbo al chavismo, pero no convenció a la población, que rechazó más de lo mismo. La bandera que levantó el exguerrillero del M19, exalcalde de la Ciudad de Medellín y exsenador Gustavo Petro, junto a movimientos sociales fue el llamado a un cambio, respaldado por esa juventud que busca su espacio, y desplazar la era de los partidos tradicionales que condujeron la administración pública con gobiernos conservadores durante el Uriberismo, que por 20 años gobernó tras bastidores. 

      Colombia entra en una etapa histórica en tener un presidente de tendencia izquierdista, convirtiéndose en el primer gobernante Gustavo Petro, ahora todas las miradas del resto de los países del mundo estarán puestas dé cómo conducirá al país , respetando los principios democráticos de los 39 millones de Colombianos. Petro enfrenta un reto, solucionar los principales problemas sociales que agobian a los hermanos colombianos, que le dieron la confianza con su voto para combatir la corrupción, la desigualdad, la falta de oportunidades, lo cual sumado al descontento social, lograron el triunfo de la candidatura de Petro. 

      Algunos conocedores preguntan si el electo presidente Gustavo Petro, economista de profesión llevará su gobierno alejado del Marxismo, por lo cual hay escepticismo, pero aseguro en su primer discurso que trabajará para los colombianos por un cambio. 

      Con el resultado de los comicios del pasado domingo 19 de junio se comprobó el desgaste de los partidos tradicionales en la región de Latinoamérica, que buscan otras alternativas impulsando movimientos reivinticativos con un discurso distinto, y venden su propuesta en defensa de la clase más necesitada, con un socialismo moderno del siglo XXI, ejemplo Chile con el joven presidente izquierdista Boric Rodríguez, quien lideró un movimiento con protestas callejeras por mejores días, esta clase social se ve representada en estos líderes.

       

      Víctor De La Hoz
      [email protected]

      * Periodista. 



      Metrolibre