Difícil situación para los consumidores por el aumento de precios

  • Magister Pedro M. Meilán N.
      Pedro M. Meilán N |

      Para nadie es un secreto lo difícil de la situación de los consumidores al ir a hacer sus compras de alimentos y de productos de primera necesidad a los establecimientos que venden los mismos.

      Al hacer un comparativo con las referencias que tenemos de canasta básica recopiladas por la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (ACODECO), podemos observar una diferencia en aumento de precios de más de 6 dólares entre octubre de 2020 y octubre de 2021.

      Eso reconociendo que la canasta básica que recopila ACODECO solamente trata sobre 59 productos alimenticios, o sea comida.

      Todos sabemos que en esa canasta no están incluidos una gran cantidad de productos de primera necesidad que también han aumentado y no hay encuestas mensuales de los mismos, pero todos los panameños sentimos este aumento cada vez que vamos al supermercado. Independientemente de lo mencionado y sin querer dar una justificación a este aumento, debemos conocer algunas de las causas que provocan en estos momentos el aumento de gran parte de los productos y sobre todo en la situación que nos encontramos económicamente por la Pandemia.  

      El primer aumento que afectó la subida de precios de los productos ha sido el alza de los fletes marítimos. Esto no es más que lo que se cobra en transporte para traer esos productos o materias primas para fabricarlos. El flete durante la Pandemia ha tenido un incremento de hasta cuatro veces más de lo que costaba y por consiguiente ha influido directamente en el alza de muchos bienes y servicios.

      Así mismo el aumento en los precios del combustible también es parte de este juego. Si revisamos los últimos precios de paridad en nuestro país podrán verificar el aumento que han tenido los precios de la gasolina y el diésel en los últimos meses, cuestión que también provoca el aumento de precios en los productos. Lo triste en toda esta situación es que por lo regular los precios suben por estos fenómenos pero cuando se dan las bajas no disminuyen a la misma velocidad y tampoco regresan a su precio inicial; o sea como estaban antes del aumento.

      Es comparable con la subida de un cohete al espacio, que lo hace muy rápido, con la caída de una pluma desde el cielo a la tierra, que lo hace lento.  Otro factor es la escasez de productos en los mercados que de por si crea desabastecimiento que tiende a subir también el precio de los bienes.

      Por ahora es complicado dar una salida ante esta ola de aumentos, pero podemos partir por sugerencias básicas como comprar en donde encuentre productos más económicos y dejarse guiar de las encuestas de ACODECO para este fin. También no comprar productos innecesarios.

      Enfocarse en bienes de primera necesidad hasta que empiecen a establecerse los precios. Por lo regular estos escenarios tienden a cambiar disminuyendo el costo del combustible y en algún momento el de los fletes.

      El gobierno también podría tratar de impulsar con más fuerza el consumo del producto nacional, ya que gran parte del mismo tiende a tener mejores precios que el importado. Se podría incentivar a través de mercados periféricos y ferias libres que le den posibilidad al consumidor de comprar más barato.

      Hay que buscar la forma de estén abiertos varios días a la semana y sobre todo los fines de semana para que los ciudadanos que trabajan tengan la oportunidad de adquirirlos.

      Lo más importan es arroparse hasta donde le llegue la manta en estos momentos, mientras que pase esta ola de aumentos. Tratar de no caer en el bombardeo de publicidad para estas fiestas de fin de año, que lo lleven a comprar cosas innecesarias.  

      Magíster Pedro M. Meilán
      [email protected]
       



      Metrolibre