El Tratado Hay- Buneau Varilla

  • ML | Modesto Rangel Miranda
Modesto Rangel Miranda |

¿De dónde nace el interés de un tratado por el Canal de Panamá? Todo ocurre cuando nos unimos a Colombia como buenos admiradores de la doctrina bolivariana, quien en su mandato tendría la visión de proyectar el ideal de unificación latinoamericanista desde México hasta la Patagonia.

Este ideal no duró mucho, ya que para los estadounidenses, su mayor interés era consagrar una ruta que le  permitiera unificar América con el resto del mundo. Fue el 12 de diciembre de 1846, cuando se lograba concretar la firma del primer convenio ístmico heredero de lo que sería el Hay-Bunau Varilla.

Este tratado sería el Bicklad -Mallarino de 1846.  Este convenio le daría sería repercusiones como el conflicto muy conocido como el Incidente de la Tajada de Sandía en 1856, donde Panamá  tuvo que pagar los daños y sufrió la primera intervención armada en su territorio bajo control y dominio de Colombia.

El proyecto del Canal Francés había fracasado, una hecatombe social vendría con tres años como lo era la Guerra Civil que dejó al istmo en  una situación difícil y caótica en todo los aspectos sin determinar que acción se debería hacer.

Culminada la guerra los istmeños anhelaban la construcción de una vía marítima que le diera un mayor auge, sin embargo, el rechazo del tratado Herrán Hay aceleró estos planes de separación dándose con mayor  énfasis el 3 de noviembre de 1903, aunque, dentro de los planes de separación estaban los intereses de Phillip Buneau Varilla, quien era accionista mayor en la Compañía del Canal Francés y  fue el representante de Panamá en Washington.

Pero su acción mayor trascendió los límites cuando el 18 de Noviembre de 1903 firmaba con el Secretario de Estado John Hay, la sentencia que pondría al pueblo panameño en la lucha por la recuperación del territorio de la Zona del Canal hasta lograr su eliminación, con el Tratado Torrijos Carter, firmado el 7 de Septiembre de 1977.

Su mayor victoria se consagra el 31 de diciembre de 1999 cuando Panamá lograba su total independencia en el país  Hoy, 117, años después, es triste ver que la historia sigue olvidada, hechos como este los jóvenes y personas adultas no les agrada la historia de nuestra nación.

Quizás, culpemos al gobierno, los docentes, pero lo que ha sucedido es que, debe existir una cultura de lecturabilidad para que mejore nuestro verdadero sentido patriótico. La patria es nuestra nación y no debemos olvidar los hechos que cambiaron nuestra historia.

 

Modesto Rangel Miranda
[email protected]

 * Periodista. 



Metrolibre