Relatos periodísticos de la administración de Endara

  • Victor de la Hoz columnista
Victor de la Hoz |

Tras el inicio de la era democrática siendo el primer gobierno del  Expresidente Lic. Guillermo Endara Galimany, (QEPD) surge un giro en el manejo y relación  con los medios de comunicación, así como con los periodistas.  

El ex presidente Endara, tenía como ex vice  presidentes al Dr. Ricardo Arias Calderón (QEPD)  y el  Lic. Guillermo Ford, (QEPD) quienes juntos tomaron las riendas del país post invasión.

Durante la administración del ex mandatario Endara, los periodistas tenían acceso hasta llegar a la entrada principal del Palacio de Las Garzas, (escalinatas), para realizar sus coberturas cuando se efectuaban los Consejos de Gabinete, o cualquier otro evento.

Fue una generación de jóvenes abnegados y audaces en la reportería de  calle. Para ese tiempo de los años 90, ya algunos canales de televisión pusieron en práctica la  transmisión  vía Micro Onda, cuando se requería de una transmisión en directo.  

En varias ocasiones Canal 13 con Octavio  Coogly y Lucy  Molinar, realizaban las coberturas en directo.  La instalación de este equipo Micro Onda tomaba unos minutos, siempre y cuando se ubicara una  buena  señal.

La antena era apoyada en los barrotes de las ventanas laterales  de la presidencia. Mientras hacíamos tiempo esperando la llegada de los ministros al Consejo de Gabinete, que eran  los martes a las 2:00 pm, los periodistas intercambiábamos  ideas y se conversaba sobre los temas actuales, para luego contar con ideas y  proceder a formularles las preguntas a los funcionarios.

Estar asignado a esta importante cobertura era el “top ten” del momento, porque se producían entre 5 hasta 6 noticias. Este trabajo era bajo el incesante clima soleado o lluvioso.

Los ministros eran abordados tan pronto descendían del automóvil que los transportaba, no se le  daba  la oportunidad, ni de colocarse el saco o tomar su portafolio, le caían las preguntas de todos lados.

El ambiente se tornaba mas interesante, porque los periodistas buscaba quien formulara la pregunta que podría obtener una respuesta noticiosa.

Cerca de la presidencia  en una esquina y en un viejo inmueble, ubicado a unos cuantos metros, en la acera que conduce al  antiguo (PAN) funcionó una abarrotería que sirvió para comprar bebidas y galletas  para aplacar la fatiga.

El propietario era  un señor interiorano oriundo de la provincia de Los Santos, quien nos  atendía con mucha amabilidad.

Lo que podemos recordar también, es a un ex presidente Endara, respetuoso, bonachón, chistoso, jovial y siempre atento con los periodistas, era una persona que en   ningún  momento tuvo un roce con los periodistas, ya que siempre trato de mantener una buena relación con los medios.  

El Jefe de prensa era el profesor  de periodismo y  amigo Lic. René Hernández, quien  estuvo muy de cerca al ex presidente Endara. Su gobierno implementó un estilo novedoso que fue desarrollar todos los miércoles una conferencia de prensa en el Salón Amarillo, con la presencia del mandatario.

Los medios tenían que asignar a un periodista quien era el acreditado a la presidencia para cubrir siempre esta conferencia. El jefe del Ejecutivo exponía algunos temas transcendentales, así como los proyectos abordados  en el Consejo de Gabinete, luego se procedía a preguntas y respuestas. Había siempre una comunicación abierta presidente - periodista.

De estas conferencias de prensa se obtenían noticias importantes para que el pueblo estuviera informado. Las faenas periodísticas eran largas  para esa época se gastaba bastante suela de los zapatos, y a veces se tenía que recurrir a la colecta, para almorzar en una fonda de comida criolla cuyo  dueño era un ciudadano de origen asiático.  

En horas del mediodía este local se abarrotaba de comensales. La Fonda aún funciona en el sector de San Miguel, barrio de Calidonia cerca a la iglesia de San Miguel.

Cuando cubríamos las sesiones de la Asamblea Nacional, este era el  sitio del “refine”  con el tradicional plato favorito patacón,  con un picadillo de carne que tenía un precio de un dólar,  y eso llenaba el estómago, acompañado con una Coca-Cola, para seguir en la búsqueda de la noticia.

Este era un alto obligado. Los asiduos clientes, Juan  Pritsiolas (Director de Crítica), el difunto David Serrano, Luis Cedeño, quien nos pasó el dato de esa fonda, el difunto Arnulfo Mendoza,  James Aparicio (Director de Metro Libre), Luis Lamboglia  y yo, así como otros colegas que se me escapan los nombres.

El platillo era como un manjar para nosotros. Otro punto de encuentro para comer algo era un puesto de venta de filete de pescado con patacones, su dueño era un ciudadano de origen afroantillano, ubicado en calle K, a unas cuantas calles del Palacio Justo Arosemena, el precio al alcance de nuestro presupuesto.

Los reporteros también se las ingeniaban para conseguir las entrevistas, como era el método implementado por Juan Pritsiolas y el difunto David Serrano, utilizando dos cables eléctricos cortos con unos “clips” conocidos con su nombre técnico (lagartos).

Los cables tenia una entrada y una salida y se enganchaban al auricular  del teléfono fijo y a la grabadora, y de está forma se efectuaba la entrevista vía telefónica. Había mucha camaradería y compañerismo, ayudándonos unos a otros, gastando las suelas de nuestros zapatos y sudando la gota gorda, para ir tras la noticia a como diera lugar.

 

Víctor de la Hoz
[email protected]
Periodista



Metrolibre