Covid-19 agravada por desigualdad

  • Cristobal Silva.
Cristóbal Silva |

Panamá en la década transcurrida, tuvo un crecimiento económico al doble de cualquier otro país en la región latinoamericana. Con este crecimiento, su PIB según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), lo llevó junto con Chile, a ser el país de mayor ingreso per cápita de la región.

 Por eso Panamá se considera como un país de ingreso alto. Sin embargo, este notable progreso económico no esta reflejado de igual forma en lo que corresponde a una mejor distribución de esos ingresos en nuestra sociedad.

Este tema ha estado ligado a los análisis relativos a encontrar las razones por las cuales la contención de la pandemia se hace algo más difícil en Panamá.

Panamá sigue siendo hoy uno de los países más desiguales de América Latina. El índice de Gini, el indicador que generalmente se usa para medir la desigualdad, muestra un valor de 49 en Panamá frente a 46 en la región, según los datos del MEF y entidades internacionales de financiamiento.

Según ultimas mediciones, este índice no da visos de ir hacia la baja, es decir, la desigualdad se mantiene o quizás tiende a crecer.  

Al preguntar a expertos economistas, ¿por qué se da este comportamiento en el país?  Me dicen que es por la elevada pobreza que existe en las comarcas indígenas, con tasas superiores al 80%. Sin embargo, si sacamos a las comarcas del análisis, la desigualdad se mantiene.

Bocas del Toro, tienen un porcentaje muy elevado de población indígena (60%) y una baja desigualdad con un índice de Gini de 43, mientras que, en Veraguas, con poca población indígena (4%), tiene una fuerte desigualdad, índice de Gini en 51.

Algunos dicen que por esto la pandemia tiene efectos más fuertes en esta provincia. Lo que es menos contradictorio para el análisis es la diferencia que existe entre las provincias en términos de la actividad económica.

La fuerte concentración del producto nacional en la provincia de Panamá, sigue siendo la más intensa, ahora acompañada de Colón, debido a la operación de la mina de cobre.

Para reducir la desigualdad social en Panamá, quizás habría que lograr un mayor equilibrio de la actividad económica entre provincias y que no dependa tanto de las actividades relacionadas con la cuenca del Canal.

Además, los aspectos relativos a la inclusión social también deben mejorarse significativamente. 

 

Cristóbal Silva 
[email protected]
* El autor es ingeniero. 


 



Metrolibre