Drama de la pandemia del COVID-19

  • Melquiades Valencia.
Melquiades Valencia |

La ruindad no tiene límites. Pero si tiene rostro y son panameños que anteponen intereses de grupos, de poder y de economía y hasta de clase social por encima del país y hoy, frente al drama de vida o muerte que supone la pandemia del coronavirus,no los amilana.

Desde hace mas de dos meses, que el gobierno nacional, legítimamente electo ,se enfrenta al drama mundial de la pandemia del COVID 19, las pérdidas de vidas, los daños económicos, el deterioro del tejido social, la perdida de miles de plazas de empleo, el retroceso en el sistema educativo y la nueva convivencia social, lo que debería ser la preocupación de cada uno de los panameños y sus dirigentes.

Sin embargo vemos con asombro como un sector, plenamente identificado, se ha dedicado, abiertamente a la actividad política, si  podemos llamarlo así, a la descalificación, al llamado a la desobediencia civil, a desconocer a la autoridades, a endilgar dolos  y sembrar dudas a todo el actuar del gobierno que lidera el Sr. Presidente Laurentino Cortizo y su Gabinete. Y no se trata de que no exijamos transparencia en el actuar del Estado,máxime en medio de una pandemia que nos apremia y exige.

Pero de allí a querer tumbar el gobierno, minarlo, enlodarlo, debilitardo, ponerlo de rodillas para luego asaltar los puestos de mando y dirección del Estado es otra cosa.

Esperen las próximas elecciones que el pueblo los elija. Hoy les exijimos a todos los panameños que acoden el hombro junto con el gobierno para vencer la pandemia y encontrar los mejores días para el país.

En ese terreno deben moverse todos los panameños, en la lucha  solidaria para salvar vidas, ofrecer la mano a los que no tienen alimentos, espacio para aquel que perdió el trabajo y reconstruir el país. Lo otro es una vilesa que el país no les perdonará.
* Periodista. 

 

Melquiades Valencia
[email protected]
 



Metrolibre