Unidad de esfuerzos

  • Miguel A Espino Perigault.
Miguel Antonio Espino Perigault |

En una muy sencilla y sabia  cuña política del gobierno, el presidente Cortizo nos invita a todos los a unir esfuerzos para alcanzar metas que constituyen parte del bien común (BC).

En sana doctrina social, como se entiende en el pensamiento  de la Iglesia Católica, por ejemplo, el BC se alcanza con leyes, obras,  proyectos, programas, que el gobierno realiza para que, en libertad, “las personas, las familias y las organizaciones alcancen su propia perfección y plenitud”. ¡Perfección y plenitud, nada menos ! Así lo señala el Papa Juan XXIII.

Hay definiciones negativas del BC capitalista, del socialismo, el comunismo, el fascismo, el Islam y, en nuestros días, de los movimientos políticos en la “perspectiva de género”, impuestos por  las NNUU. La unión de esfuerzos pedida por Cortizo, es un camino correcto. Pero hay que saber desechar la basura que, en democracia, hay que atender.

Hoy día, en nuestro país, como o en otros, las fuerzas del “progresismo” reclaman Nuevas Constituciones y  Reformas  que no se aclaran ni explican, como deben serlo.

Pero ¿Es urgente, en Panamá, reformar o cambiar la constitución, antes, por ejemplo, de eliminar la corrupción generalizada, sanar la justicia y, sobre todo, fortalecer la educación? Los últimos gobiernos han trabajado con la Constitución que tenemos, y el país es la envidia de vecinos en muchos aspectos positivos.

Los juicios que puedan hacerse de nuestros gobiernos  tienen que ver más con la personalidad y  formación moral e inteligencia y habilidad política de los mandatarios. Algunos dicen que, según nuestra Constitución actual, el presidente tiene mucho poder. ¡Qué bien! Entonces, señor presidente, use ese poder para un buen  Bien Común nuestro, No uno ajeno, impuesto desde afuera.

* Periodista. 

Miguel A Espino Perigault
[email protected]