Obesidad y riesgo cardiovascular

  • Miguel Antonio Mayo.
Miguel Mayo |

La prevalencia  mundial de la obesidad se ha triplicado en los últimos 40 años. En Panamá, esta realidad no ha sido diferente. En nuestro país, el 30% de los niños menores de 10 años, sufren de algún grado de sobrepeso y según el Censo de Salud Preventiva, el 45% d ellos adultos mayores de 40 años tienen este problema.

Está claro que la obesidad es un factor de riesgo independiente para mortalidad total y cardiovascular en particular. En general, el riesgo de muerte aumenta 30% por cada 5kg/m2 de aumento en el Índice de Masa Corporal (IMC).

Después del tabaquismo, que era disminuyendo, la obesidad es el factor de riesgo aislado más importante asociado a enfermedades y muerte.

Pero aunque el uso del IMC es el más utilizado para clasificar el grado de sobrepeso, lo cierto es que el perímetro abdominal y la relación cintura/cadera, pueden ser de mayor utilidad ya que miden la cantidad de grasa abdominal, que es la realmente riesgosa ya que perpetúa un estado proinflamatorio y se asocia a las diferentes alteraciones metabólicas. De hecho, los estudios han sido contundentes al concluir que a un mismo IMC, el riesgo de muerte aumenta, al incrementarse el perímetro abdominal.

De hecho, también es más sencillo para cada persona, llevar un control de sí mismo, ya que solo necesita tener una cinta métrica y medirse el perímetro abdominal.  Este debe ser menor de 88 cm en mujeres y menor de 102 cm en varones.

 Se mide pasando la cinta al rededor de la barriga (a nivel de ombligo) paralela al piso, de pie y recién levantado de la cama, antes de ingerir algo.  Mídase el perímetro abdominal cada mes y anótelo en una agenda.

Acostúmbrese desde joven a comer adecuadamente: vegetales, granos y frutas todos los días, no añada sal, ni azúcar a la comida y haga ejercicios al menos cinco días a la semana.  Concientice a sus familiares que también lo hagan.

Miguel Antonio Mayo 
[email protected]/ @mayogastro