Un programita Vespertino

  • Eduardo Reyes Vargas.
Eduardo Reyes Vargas |

Soy asiduo  televidente, cuando puedo, de un programa vespertino donde desarrollan  Juicios sobre temas de la vida real, aunque algunos parecen ser  montados. Lo hago porque observo algunas situaciones que me preocupan.

Los temas algunos complejos, en ocasiones,  exhiben conductas aberrantes del ser humano, y en otros casos se  atentan contra las leyes.

La mayor parte de las veces parece triunfar la justicia.

Se anuncia en  el programa que los menores deben ser acompañado de adultos.

Como médico con conocimientos  básicos de psiquiatría, psicología y sociología, he presenciado temas no recomendables para personas con criterios no formados y sobre todo niños.

Inclusive mensajes que podría  ser calificados como   “ideas exóticas”.

No estamos seguro que los niños, muchas veces en custodias de colaboradoras domésticas o en soledad, estén bajo la guía de personas maduras para comprender algunos temas.

La conductora que protagoniza rol de jueza, expone en su programa  temas  algunas veces no a aptos para los niños y adolescentes. También algunas jocosidades, que no creo neutralicen algunos contenidos negativos.

Entendemos la relatividad moral que se nos quiere imponer como otras costumbres.

La audiencia inmadura no debe estar  expuesta a  daños psicológicos o morales que puedan causar algunas escenas o contenidos.

Respeto el libre albedrío de los televidentes, pero creo también defender  la inocencia de niños, adolescentes e inclusive adultos.

Nuestra sociedad  panameña exhibe día a día conductas que pueden estar sustentadas en alteraciones mentales.

 Todos conocemos sus consecuencias.

Me gustaría conocer opiniones de psicólogos, psiquiatras, sociólogos, organizaciones cívicas y religiosas.

 Ubiquen ese programita en horas más nocturnas, como la hacen con algunas “novelitas”.

Eduardo A. Reyes Vargas
[email protected]