¿En serio?

  • Gabriel J. Perea R.
Gabriel J. Perea R. |

Los acontecimientos propician semana tras semana a cuestionar el actuar de la clase política, pues quiéranlo o no son una clase política, casi que imposible de catalogar, podría especularse que se necesitaría un extenso estudio científico para encontrar como fue que llego a existir y prosperar.  

Clase política que en otros entornos habría desaparecido, pero por enigmas de la naturaleza no solo surgió, sino que prospera y parece expandirse sin control cual plaga indestructible. Veamos algunos de sus manifestaciones inexplicables. 

En medio de un llamado a la contención del gasto público y la austeridad un político de una ciudad en ruinas se aumenta el salario devengando más que el mismo presidente. 

¿En serio?  El presidente al ser cuestionado porque ese político se aumento el salario solo responde por su despacho. 

¿En serio? Cuando las naciones enarbolan la bandera de la educación para sacar de la pobreza a sus ciudadanos los políticos equiparan la experiencia con la educación dejando esta última sin base sustentable.

  ¿En serio? En medio de un acalorado debate se descubre que unos políticos parecen no conocer aritmética básica al manifestar públicamente que dos más dos son tres.  

¿En serio? Un joven político intenta corregir lo que veteranos políticos no han querido corregir para rendir cuentas, pero resulta que con ese actuar deja muy mala imagen a la asamblea nacional.

¿En serio? Cualquiera pensaría que esta publicación es un sarcasmo, mera burla, pero no, esto ocurre en un país real de ciudadanos anestesiados, en serio. 

Gabriel J. Perea R. 
[email protected]
* El autor es asesor 
tecnológico.