Las voces a favor y en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo

  • PIXABAY | Bandera LGTB​ o bandera arcoíris.
Redacción Metro Libre |

El debate continúa tras la reunión que sostuvo la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Corte Suprema de Justicia (CSJ) con la finalidad de evaluar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

El abogado y fundador de la Fundación Iguales, Iván Chanis, invitó a la ciudadanía a informarse antes de emitir conceptos a favor o en contra, e igualmente recordó que de aprobarse  “el matrimonio civil para parejas del mismo sexo, categóricamente en nada cambiará la libertad de las entidades religiosas a establecer sus reglas”.

Por su parte, Juan Francisco De la Guardia, presidente de la Alianza Pro Familia, cuestionó la influencia de organismos internacionales en decisiones internas del país. "Es desagradable y triste pensar que hay personas que quieren que la CSJ sea dependiente de otros organismos internacionales, cada país tiene sus costumbres y normas", afirmó y destacó que “matrimonio es único, es la unión entre un hombre y una mujer”. De la Guardia adelantó que el próximo miércoles realizarán una manifestación pacífica, “porque consideramos que hay personas que están vendiendo nuestro país”.

En este sentido el abogado constitucionalista Ernesto Cedeño señaló que “defiende el matrimonio tradicional entre un hombre y una mujer, pues es la filosofía que estableció el constituyente, en el análisis integral de los artículos constitucionales adjuntos” y enfatizó que ante la Ley “la unión de hecho es igual matrimonio”, pero que esto “solo válido por la unión entre parejas de distintos sexos”.

Por otro lado, el abogado Carlos Ernesto González compartió su preocupación sobre la soberanía jurídica. “No podemos estar sujetos a decisiones que no están fundamentadas en nuestro propio Estado de derecho”, detalló. Sin embargo, resaltó que “el matrimonio es fundamental en toda sociedad:”, pero se debe tomar en cuenta que “hay familias de todo tipo en Panamá, una de ellas es la constituida por personas del mismo sexo”.

Sabrina Bacal, presidenta del Consejo Nacional de Periodismo (CNP), advirtió que “definir quien se puede casar por lo civil, es problema del Estado, no de la Iglesia. Se trata de leyes y no de creencias. Como el divorcio: existe en el ámbito civil y en algunas religiones, pero no en la Iglesia Católica. No hay que polarizar más el debate”.

Para el director de la Dirección General de Ingresos (DGI), Publio De Gracia “todos los ciudadanos deben ser iguales frente a la ley. El Estado debe atender los derechos de todos, independientemente de nuestra fe o de nuestras ideas. Por encima esta lo humano. La diversidad es parte de la grandeza de la humanidad. No discriminemos”.

La iglesia Católica también mostró su postura. El arzobispo José Domingo Ulloa dijo que “ante las discusiones que se están dando sobre la unión igualitaria reiteramos que no nos oponemos a que estas parejas se equiparen en cuestiones legales: herencia, impuestos, propiedades conjuntas, para que no haya discriminación”. No obstante, aclaró que “esto no implica que se ha de considerar llamarle matrimonio según el concepto tradicional. Evidentemente, la iglesia se apoya en la revelación bíblica: ‘los creo hombre y mujer’ y también en la antropología, la sexualidad y el concepto de familia, donde incluso, no creyentes aceptan esta postura desde el punto de vista psicológico y antropológico”. 

Finalmente, el rabino Gustavo Kraselnik, de la Congregación Kol Shearith Israel, envió un corto mensaje en su red social: “Esta cuenta apoya la legalización del matrimonio LGBQT. Fuerza Iván Chanis”.



Metrolibre