Vacunar a embarazadas contra la tosferina es clave para prevenir complicaciones en el parto

  • Mujer embarazada
Redacción Metro Libre |

Ante el riesgo de que las mujeres embarazadas puedan contraer  tosferina, una enfermedad altamente contagiosa que provoca infecciones respiratorias muy severas, la vacunación se vislumbra como una excelente herramienta de prevención, especialmente durante el tercer trimestre de gestación.

Esta enfermedad, causada por la bacteria Bordetella pertussis, puede afectar a cualquier persona, sin importar la edad. Sin embargo, durante los primeros meses de vida es cuando puede resultar ser más grave y, por ende, requerir la hospitalización del bebé. Las personas que conviven con el niño, como sus padres, abuelos o cuidadores, son quienes principalmente pueden transmitirle la tosferina, a través de la tos y los estornudos.

Según el Ministerio de Salud de Panamá, al 18 de octubre del 2019, se han confirmado 105 casos de tosferina, con un total de nueve defunciones, todos menores de cinco años.

La tosferina comienza como un resfriado común, con congestión nasal, estornudos y en ocasiones, tos o fiebre leve. Después de dos semanas, inicia la tos intensa, provocando severos cuadros respiratorios.

El propósito de la vacunación frente a la tosferina en las mujeres embarazadas es, precisamente, protegerlas de la enfermedad, tanto a ellas como a sus bebés.

Al administrar la vacuna durante la última fase del embarazo, se incrementan las defensas que pasan a través de la placenta y protegen al recién nacido, hasta que este reciba su primera inmunización.

Estudios recientes demuestran que la sangre del cordón umbilical de los recién nacidos de madres vacunadas, contra la tosferina, presenta una mayor cantidad de defensas en comparación con los recién nacidos de madres no vacunadas. 

“La tosferina puede causar accesos de tos intensos, rápidos y repetidos, que hacen que los pulmones se queden sin aire. Esta tos extrema no sólo puede causar vómito y mucho cansancio, sino también desencadenar complicaciones más severas como neumonía, complicaciones en el embarazo e incluso, un parto prematuro. Por esa razón, es vital que las mujeres embarazadas reciban esta vacuna entre las semanas 27 y 36 de gestación”, explicó Maribel Tribaldos, directora Médica de Sanofi Pasteur.

Esta enfermedad es particularmente peligrosa en recién nacidos. Más de la mitad de los bebés menores de un año que la contraen deben ser hospitalizados. 

Por el momento, la vacuna de la tosferina está disponible en los centros de vacunación autorizados. La recomendación es que las mujeres embarazadas consulten con su médico sobre esta enfermedad durante sus chequeos regulares.