Caso Waked sale a relucir en los “Varela Leaks”

  • El empresario Abdul Waked
Redacción Metro Libre |

La filtración de los supuestos mensajes del celular del expresidente Juan Carlos Varela en el portal varelaleaks.com sacó a relucir el caso del empresario Abdul Waked, incluido en la Lista Clinton de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

El portal Varelaleaks.com publicó una supuesta conversación entre Varela y el exembajador de Estados Unidos en Panamá, John Feeley.

De acuerdo con el sitio digital anónimo, en estas comunicaciones el exdiplomático presuntamente informaba al exmandatario sobre los esfuerzos con el Departamento de Justicia para que le dieran una explicación de qué había pasado. La única agencia que tenía que ver con el caso era la DEA. Aparece muy claro: 'Ni la CIA, ni el FBI tuvieron que ver en el asunto', según la supuesta respuesta de Feeley a Varela citada en el portal.

Otra de las conversaciones que se destaca en el sitio digital es una en que presuntamente Varela se queja de que “El patriota” (en referencia a Abdul Waked) estaba supuestamente chantajeando al gerente de Tocumen (Carlos Duboy) para no cerrar sus tiendas en el aeropuerto.

“A mí me hace sentido. Si Carlos recibió $150 mil en su cuenta privada de Odebrecht y la DIJ puede probarlo, entonces Carlos debe explicarlo. También debe echar a Abdul del aeropuerto y darle a Falic (Duty Free Americas) una clara respuesta de cuáles son las tiendas que debe ocupar y cuándo”, es otra de las presuntas comunicaciones que hace alusión el portal anónimo, que atribuye a Varela y al diplomático estadounidense, en ese entonces.

Además, en los supuestos chats el exmandatario panameño le escribe al exdiplomático que Nidal Waked estaba molesto por siete hectáreas que le había quitado el gobierno de Varela para destinarlas a un parque en Colón.

Según la presunta respuesta del embajador: “El Robin Hood quitaba a los ricos para darle a los pobres”.

Varela envió un comunicado en que reconoce que los mensajes publicados en un sitio web fueron extraídos de su celular, aunque afirmó que son: “distorsionados, alterados y manipulados con la clara intención de hacer daño”. 

Asimismo, explicó en la carta que no ha perdido ni extraviado nunca un celular y responsabilizó la filtración a la pérdida del equipo de interceptación telefónica conocido como pegasus.