Vanuatu lanza en la ONU batalla por tratado de no proliferación de energías fósiles

El presidente del estado insular de Vanuatu, país amenazado con desaparecer bajo el agua por el aumento del nivel de los océanos, lanzó este viernes...
  • El presidente de Vanuatu, Nikenike Vurobaravu, propuso en la Asamblea General de la ONU en Nueva York, la creación de un "tratado de no proliferación de energías fósiles" para luchar contra el cambio climático, el 23 de septiembre de 2022.
      Naciones Unidas (Estados Unidos) (AFP) |

      El presidente del estado insular de Vanuatu, país amenazado con desaparecer bajo el agua por el aumento del nivel de los océanos, lanzó este viernes en la ONU un batalla por un "tratado de no proliferación de energías fósiles", que pretende eliminar los principales causantes del calentamiento climático.

      "Pedimos el desarrollo de un Tratado de No Proliferación de Energías Fósiles para reducir gradualmente la producción de carbón, petróleo y gas", a fin de conseguir que la temperatura del planeta no aumente más de 1,5°C, el objetivo más ambicioso del Acuerdo de París, dijo el Nikenike Vurobaravu en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

      "Todos los días vivimos las consecuencias devastadoras de la crisis climática", declaró en la tribuna, alertando de que "nadie está a salvo de los eventos climáticos extremos que asolan nuestras islas, nuestras ciudades, nuestros estados".

      "Apenas queda tiempo. Hay que actuar ya", urgió.

      "Nuestros jóvenes están horrorizados con el futuro y el mundo que les estamos dejando", dijo, ahora que muchos gobiernos han vuelto a recurrir a las centrales de carbón para hacer frente a la crisis energética provocada por la guerra en Ucrania.

      El "tratado de no proliferación de las energías fósiles" es una iniciativa de defensores del clima, inspirada por el acuerdo sobre armas nucleares, a fin de eliminar gradualmente las energías fósiles y sustituirlas por energías "limpias y bajas en carbono".

      "El cambio climático, como las armas nucleares, es una amenaza mayor", aseguran sus promotores que calificaron el viernes de "histórico" el apoyo de Vanuatu, el primer "Estado nación" que se suma.

      Según los promotores, ya han recibido el apoyo de 65 ciudades y regiones en el mundo, así como del Vaticano.

      La semana pasada, la Organización Mundial de la Salud y otras 200 organizaciones sanitarias hicieron un llamado a los gobiernos a que establezcan este tratado, dado "el recrudecimiento de la grave amenaza para la salud humana".

      - No hay "solución milagro" -

      Para poder limitar el calentamiento a +1,5°C, sin captura de carbono (para lo que todavía no hay tecnología a gran escala), habría que eliminar totalmente el uso del carbón y reducir el del petróleo y el gas en un 60% y 70% respectivamente para 2050 con relación a los niveles de 2019, según el último informe de referencia de los expertos del clima de la ONU (GIEC) publicado en abril.

      La temperatura del planeta ya ha subido en promedio 1,2ºC y se dirige hace los +2,8°C para 2100, aunque se respeten los Acuerdos de París, adoptados por los estados.

      "Si seguimos quemando energías fósiles, vamos a ver desaparecer las islas del Pacífico, islas como mi patria, Tonga", dijo el viernes en un comunicado Kalo Afeaki, militante por el clima que no esconde su "miedo" al futuro.

      "Una vez más, Vanuatu muestra al mundo el liderazgo climático del Pacífico", dijo Mary Gafaomalietoa Sapati Moeono-Kolio, militante neozelandesa.

      Vanuatu es pionero en las batallas jurídicas contra el calentamiento y la destrucción de los recursos naturales.

      Actualmente realiza una campaña para que los estatutos de la Corte Penal Internacional, incluyan el ecocidio -destrucción a gran escala de los ecosistemas- como un crimen, en la misma categoría que el genocidio, los crímenes contra la humanidad, o los crímenes de guerra, lo que le permitiría tener potestad para juzgarlos.

      Con otros estados del Pacífico, Vanuatu también aboga por que la Corte Internacional de Justicia (CIJ), competente para resolver los litigios entre estados, pueda también juzgar los diferendos climáticos.

      "En esta Asamblea, con el apoyo de estados miembros de la ONU, vamos a pedir a la CIJ una opinión sobre sus obligaciones existentes, en virtud del derecho internacional, para proteger los derechos de generaciones actuales y futuras contra los efectos nefastos del calentamiento", dijo el viernes Nikenike Vurobaravu, en referencia a una resolución que se está pergeñando.

      "Llevar el clima a la CIJ a través de la Asamblea General no es una solución milagro para aumentar la acción climática", reconoció. "Pero es la única herramienta para acercarnos al objetivo de un planeta viable para la humanidad".



      Metrolibre