La justicia francesa rechaza la extradición a Italia de exmiembros de las Brigadas Rojas

La corte de apelación de París rechazó este miércoles la extradición de diez exmiembros de las Brigadas Rojas y de otros grupos de extrema izquierda,...
  • La italiana Marina Petrella, exintegrante de las Brigadas Rojas, habla con un hombre mientras aguarda el inicio de una audiencia ante el tribunal de apelación de París, el 20 de abril de 2022 en la capital francesa
      París (AFP) |

      La corte de apelación de París rechazó este miércoles la extradición de diez exmiembros de las Brigadas Rojas y de otros grupos de extrema izquierda, reclamada por Italia por actos de terrorismo durante los "Años de Plomo".

      La cámara de instrucción se apoyó en el principio del respeto de la vida privada y familiar y a un proceso equitativo, previstos por el Convenio Europeo de Derechos Humanos, para justificar su opinión desfavorable a la entrega.

      "Estoy muy contento por mi cliente. Tenía miedo de que acabara sus días en prisión", aseguró el abogado de la defensa Jean-Louis Chalanset, tras la decisión que fue recibida con alegría y alivio por los allegados de los antiguos activistas.

      Estos ocho hombres y dos mujeres de entre 61 y 78 años encontraron refugio en los años 1980 y 1990 en Francia, donde rehicieron su vida gracias al entonces presidente François Miterrand, que prometió no extraditarlos si abandonaban la lucha armada.

      Pero, en 2021, tras meses de discusiones, el actual mandatario centrista, Emmanuel Macron, decidió dar marcha atrás a la promesa del socialista y favorecer la aplicación de las demandas de extradición reiteradas por Italia, donde están condenados.

      Para el historiador Marc Lazar, especialista de Italia, Macron mantiene "excelentes relaciones" con el primer ministro italiano, Mario Draghi, con quien busca una "convergencia" en temas delicados a nivel de la Unión Europea (UE).

      "Haber permitido el examen de nuevos procedimientos de extradición contra los exiliados políticos italianos es una señal política fuerte", aseguró Lazar, antes de conocerse la decisión de la justicia francesa.

      Los "Años de Plomo", llamados así por el uso de balas, marcaron la historia de Italia sobre todo por los atentados y acciones de las Brigadas Rojas, entre ellos el secuestro y asesinato en 1978 del entonces exprimer ministro Aldo Moro.

      Esta época de violentes luchas sociales, marcada por acciones de grupúsculos revolucionarios de ultraderecha y la extrema izquierda, se saldó con más de 360 muertos, miles de heridos, 10.000 detenidos y 5.000 condenas.

      - "Página dramática y aún dolorosa" -

      "Ha habido tres solicitudes de extradición, todas ellas rechazadas por los tribunales de apelación franceses", dijo Antoine Comte, otro abogado de los exactivistas, para quien Italia debe poder "enfrentarse a su historia y examinar su pasado".

      La ministra italiana de Justicia, Marta Cartabia, expresó en un comunicado su "respeto" a las decisiones judiciales en Francia, pero dijo esperar conocer los motivos de un fallo que "deniega indiscriminadamente todas las extradiciones".

      El letrado del Estado italiano, William Julié, avanzó poco antes que esperarán primero si la fiscalía francesa recurre en casación la decisión. Si la justicia diera su visto bueno finalmente a la extradición, correspondería al gobierno francés decidir si aplicarla.

      Durante las audiencias, aquellos que aceptaron hablar recordaron su arraigo en territorio francés y denunciaron el "ensañamiento" de Italia. "Mandarme a morir en prisión con 70 años (...) sería un castigo propio del oscurantismo", aseguró Marina Petrella.

      Esta antigua miembro de las Brigadas Rojas, de 67 años, insistió en el trauma que estos procesos causan a sus dos hijas y a su nieto, tras treinta años de reinserción en Francia, donde ejerció de asistente social.

      "No entiendo por qué, después de 40 años, Italia no puede considerar una amnistía", dijo otro exmilitante, Sergio Tornaghi, de 64 años, quien cuestiona el interés de que Roma siga "persiguiéndolos".

      En Italia existe, sin embargo, un amplio consenso sobre la extradición de los exiliados. En palabras de Cartabia, este juicio "muy esperado por las víctimas y todo el país", "se refiere a una página dramática y aún dolorosa" de su historia.

      "El camino de la justicia digna de ese nombre solo puede terminar con la ejecución de la sentencia", dijo días atrás a la AFP Ambra Minervini, vicepresidenta de la asociación Víctimas del Deber y cuyo padre, un magistrado, fue asesinado en 1980 por las Brigadas Rojas.



      Metrolibre