Tras un año de relaciones, Emiratos espera miles de millones de dólares de intercambios con Israel

Emiratos Árabes Unidos celebra el primer aniversario de sus relaciones oficiales con Israel, una decisión que provocó la cólera de los palestinos, pero al margen...
  • Una valla publicitaria de la Embajada de los Emiratos Árabes Unidos informa de la firma de los Acuerdos de Abraham con Israel, en Tel Aviv el 14 de septiembre de 2021
      Dubái (AFP) |

      Emiratos Árabes Unidos celebra el primer aniversario de sus relaciones oficiales con Israel, una decisión que provocó la cólera de los palestinos, pero al margen de consideraciones geopolíticas regionales espera obtener miles de millones de dólares gracias a este nuevo vínculo diplomático.

      A instancias de la administración estadounidense bajo el mandato del expresidente Donald Trump, Emiratos, junto a su vecino Baréin, firmaron los denominados acuerdos de Abraham con el Estado judío, en Washington el 15 de septiembre de 2020, lo que les valió la acusación de "traición" por parte de los palestinos.

      Y ello porque la decisión de Emiratos fue tomada sin respetar la condición previa de poner fin a la guerra, tal como ocurrió con Egipto y Jordania, los dos primeros países árabes en reconocer a Israel, en 1979 y 1994, respectivamente.

      Los acuerdos de Abraham pusieron fin a décadas de consenso árabe de descartar establecer estos vínculos oficiales sin antes una solución a la cuestión palestina, comenzando por el fin de la ocupación ilegal de sus territorios por parte de Israel.

      Ademas, abrieron el camino para gestiones similares con Marruecos y Sudán, a cambio de ventajas políticas otorgados por los estadounidenses. No obstante, la mayor economía árabe, Arabia Saudita, rechaza todo reconocimiento a Israel sin un arreglo previo del conflicto con los palestinos.

      Emiratos, desde hace décadas embarcado en tratar de diversificar su economía para depender cada vez menos del petróleo, firmó una serie de acuerdos con Israel que van desde el sector del turismo hasta la aviación, pasando por los servicios financieros.

      El ministro de Relaciones Exteriores israelí, Yair Lapid, realizó en julio una visita sin precedentes a Emiratos, inaugurando su embajada en Abu Dabi, la capital, y un consulado en Dubái, en tanto funcionarios emiratíes hicieron lo recíproco en Tel Aviv.

      "Tras un año de los acuerdos de Abraham, tenemos una historia que contar", indicó el lunes el ministro de Economía emiratí, Abdullah bin Tuq Al Marri, en el marco de una mesa redonda organizada por el Atlantic Council, grupo de expertos estadounidense.

      - "Realmente estratégico" -

      "Intercambiamos embajadores, firmamos más de 60 protocolos de acuerdos. Ya tenemos entre 600 y 700 millones (de dólares, entre 507 y 592 millones de euros) de intercambios bilaterales, ya se han anunciado fondos con montos de varios miles de millones de dólares", insistió el alto funcionario emiratí.

      Según éste, ambos países buscan desarrollar relaciones que puedan llegar a "varios miles de millones de dólares en actividades económicas durante la próxima década".

      Emiratos también espera poder bombear petróleo hacia Europa mediante un oleoducto israelí, proyecto resistido por parte de los ecologistas, que temen provoque un importante daño a los arrecifes de coral del Mar Rojo.

      El reconocimiento de Israel no implica forzosamente la adhesión del pueblo. Tanto en Emiratos como en Baréin, las críticas contra Israel abundan en las redes sociales, no obstante, las condenas públicas contra la normalización de las relaciones son raras en estos países, particularmente adversos a la libertad de expresión.

      En mayo pasado, la represión por parte de las fuerzas israelíes a manifestantes palestinos en Jerusalén este, ocupada, seguida de ataques aéreos contra la Franja de Gaza, provocó momentos de confusión entre los nuevos amigos árabes del Estado judío.

      Sin embargo, la relación ha perdurado, aunque la exhibición pública de su "luna de miel" se esfumó. "Todos en el mundo árabe se encontraban un poco inquietos por lo que sucedía en Gaza y las imágenes que veían" al respecto, indicó a la AFP Ilan Sztulman Starosta, cónsul israelí en Dubái.

      De acuerdo a este funcionario, las relaciones no se vieron afectadas, puesto que los acuerdos de Abraham están dictados partiendo de consideraciones de "interés nacional para los gobiernos emiratí e israelí".

      "Para nosotros es algo realmente estratégico", insistió, indicando que unos 200.000 israelíes han visitado Emiratos durante el último año y que alrededor de unas 40 empresas de su país ya se instalaron allí.



      Metrolibre