Nobel de la Paz exige justicia luego de que ONU determinó "genocidio" contra los yazidíes en Irak

La ganadora del Premio Nobel de la Paz 2018, Nadia Murad, reclamó al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el lunes que remita al...
  • La ganadora del Premio Nobel de la Paz Nadia Murad, fotografiada aquí en agosto de 2019, es víctima de la violencia del Estado Islámico.
      Naciones Unidas (Estados Unidos) (AFP) |

      La ganadora del Premio Nobel de la Paz 2018, Nadia Murad, reclamó al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el lunes que remita al grupo Estado Islámico a la Corte Penal Internacional después de que los investigadores de la ONU concluyeran que los extremistas cometieron un "genocidio" contra los pobladores yazidíes en Irak.

      "Se necesitan tribunales internacionales para abordar la magnitud universal de los crímenes contra la humanidad cometidos por el EI", dijo Murad.

      "Le pedimos que remita este genocidio a la CPI o que establezca un tribunal por tratado. Es hora de que la comunidad internacional haga más. Es hora de actuar", agregó la ganadora del Nobel, también víctima de la violencia del Estado Islámico.

      Murad se refería al último informe de un grupo de investigadores de la ONU, encabezado por Karim Asad Ahmad Khan -próximo fiscal general de la CPI- y creado en 2017 para investigar crímenes cometidos por el movimiento yihadista.

      "La evidencia recopilada por el señor Khan y su equipo confirmó la conclusión a la que habían llegado las Naciones Unidas en 2016. Los crímenes del EI contra los yazidíes constituyen un genocidio", sostuvo Murad.

      "El Consejo ahora debe priorizar y acelerar acciones concretas para abordar las conclusiones halladas", agregó.

      El informe, publicado el lunes, completó las investigaciones sobre los ataques contra la comunidad yazidi en la región de Sinjar y la matanza masiva de cadetes desarmados y personal militar en la academia aérea de Tikrit en junio de 2014.

      Khan dijo en una conferencia de prensa en la que presentó las conclusiones que había "evidencia clara y convincente de que EI cometió un genocidio contra la comunidad yazidi como grupo religioso".

      El EI, derrotado en Irak a finales de 2017, dejó más de 200 fosas comunes en ese territorio, las cuales podrían contener hasta 12.000 cadáveres, según la ONU.



      Metrolibre