Israel no va a "cooperar" con CPI en investigación sobre presuntos crímenes de guerra

Israel anunció este jueves su decisión formal de no cooperar con la Corte Penal Internacional (CPI) en su investigación sobre supuestos crímenes de guerra en...
  • Una fotografía tomada el 4 de marzo de 2021 muestra el llamado Complejo Italiano en la ciudad de Gaza que fue severamente dañado por los ataques aéreos israelíes durante la guerra de 2014.
      Jerusalén (AFP) |

      Israel anunció este jueves su decisión formal de no cooperar con la Corte Penal Internacional (CPI) en su investigación sobre supuestos crímenes de guerra en los territorios ocupados palestinos.

      La fiscal general del CPI, Fatou Bensouda, anunció el 3 de marzo la apertura de una investigación oficial sobre la situación en los territorios palestinos, lo que enfureció a Israel, que no es miembro de la Corte con sede en La Haya.

      La Corte pidió el 9 de marzo oficialmente al gobierno de Israel y a la Autoridad Palestina iniciar su propia investigación sobre esos supuestos crímenes, dándoles un mes de plazo.

      Pero según un comunicado difundido este jueves por la oficina del primer ministro, Benjamin Netanyahu, el gobierno acordó "no cooperar con la [CPI]" e informará al tribunal, con sede en La Haya, de que "no tiene autoridad para abrir una investigación" contra Israel.

      Israel enviará además una carta a la CPI en la que "rechaza por completo la alegación de que Israel ha cometido crímenes de guerra", indica el comunicado.

      "El Estado de Israel respeta el imperio de la ley (...) y espera que esta corte se abstenga de violar su soberanía y autoridad", añade el texto.

      - "Hipocresía" -

      La Autoridad Palestina, basada en la ocupada Cisjordania, es miembro de pleno derecho de la CPI desde 2015.

      Los palestinos han elogiado el anuncio de investigación y ya han dicho que desean que se abra lo antes posible.

      La Corte, único tribunal permanente que juzga crímenes de guerra, fue creado en 2002 para juzgar este tipo de crímenes que no pueden ser juzgados por instancias judiciales locales.

      La fiscal de la CPI desea investigar la situación en la Franja de Gaza, en Cisjordania y en Jerusalén Este, anexionado por Israel, desde 2014.

      La oficina de Bensouda quiere centrarse en la guerra de Gaza de 2014, así como la muerte de los manifestantes palestinos a partir de 2018.

      Tras cinco años de investigación preliminar, Bensouda consideró que había "bases razonables" para considerar que ambas partes pudieron cometer crímenes, tanto del lado del ejército israelí como del movimiento islamista Hamas, que controla la Franja de Gaza desde 2007, y de grupos armados palestinos.

      El Hamas se felicitó por la decisión de la CPI y alegó que sus ataques contra Israel se justificaron al tratarse de acciones de "resistencia".

      Netanyahu, muy crítico con la CPI, acusó a la corte de "hipocresía" por cuestionar al ejército de Israel que "combate con fuerza a los terroristas".

      - Críticas de EEUU -

      Estados Unidos ha criticado también las instigaciones de la CPI en este caso, y ha expresado su apoyo a su aliado tradicional Israel.

      Sin embargo el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, revocó la semana pasada las sanciones impuestas por su antecesor Donald Trump a la fiscal de la CPI, instando a un vínculo más colaborativo con este tribunal tras un diferendo que lo alejó de sus aliados.

      En una medida que enfureció a los socios europeos de Estados Unidos, el exsecretario de Estado de Trump, Mike Pompeo, denunció el año pasado a la CPI como un "tribunal desautorizado", e impuso tanto sanciones financieras como una prohibición de visado a Fatou Bensouda.

      Pompeo tomó esas medidas después de que Bensouda iniciara una investigación sobre presuntos crímenes de guerra cometidos por personal militar estadounidense en Afganistán.



      Metrolibre