Fotógrafo herido en manifestación revive en París momentos de la guerra siria

El fotógrafo sirio Ameer al Halbi, aún conmocionado tras haber sido herido el sábado en una manifestación en París, afirma que lo más duro fue...
  • El fotógrafo sirio Ameer al Halbi, el 29 de noviembre de 2020 en Paris
París (AFP) |

El fotógrafo sirio Ameer al Halbi, aún conmocionado tras haber sido herido el sábado en una manifestación en París, afirma que lo más duro fue revivir en Francia una escena ya vivida ocho años atrás en su Alepo natal, viendo "sangre por todas partes".

Al Halbi, quien había cubierto el conflicto sirio para la AFP, cubría como fotógrafo independiente la manifestación contra un controvertido proyecto de ley sobre la seguridad y la violencia policial.

Una investigación "administrativa interna", reclamada por la AFP, fue abierta por la policía para determinar las circunstancias del incidente.

P: ¿Qué pasó el sábado en la noche?

R: Cuando llegué a la Plaza de la Bastilla, comenzaron los enfrentamientos entre manifestantes y policías. Seguí tomando fotos aunque la situación se volvió violenta. Unos minutos antes [del incidente], tomé fotos de policías que estaban golpeando a alguien. Éramos tres, cuatro fotógrafos apoyados contra una pared, nos distanciamos. En un momento, la policía corrió hacia los manifestantes. Me pregunté si debía correr como todos o seguir haciendo fotos, pero soy fotógrafo, entonces seguí. Mi cámara es imponente, está claro que estaba tomando fotos, no sé exactamente lo qué pasó, estaba concentrado en mi cámara, más que en mi alrededor (...) No estaba prestando atención, los policías llegaron y de pronto me encontré en el suelo, sin darme cuenta de lo que pasó. Creo que fue de una sola vez. La gente me pisó y luego alguien me ayudó. No tenía mi equipo de protección, que fue confiscado por la policía en una manifestación de los "chalecos amarillos" porque no tenía carnet de prensa. En el hospital me operaron de la nariz y arriba del ojo durante 30 minutos sin anestesia, tenían miedo de una hemorragia, yo gritaba, fue muy doloroso.

P: ¿Que sentiste en el momento del golpe?

Tenía más miedo de perder mi cámara que por mí mismo. No pensé que estaba herido, realmente no sentí dolor. Cuando llegué al final de la calle, vi sangre en la ropa, en la cámara. Estaba haciendo mi trabajo, no esperaba esto, no hice nada malo. Antes [de venir a Francia hace tres años] no creía que la policía pudiera ser violenta en el extranjero. La primera vez que cubrí una manifestación en París, tenía confianza, tomaba fotos violentas pero estaba en un país que respetaba las libertades y la prensa. No esperaba que esto sucediera en París, fue un shock. No puedo dormir, revivo la situación.

P: ¿Cuál es tu sentimiento en vista de tu experiencia en Siria?

R: Fue duro porque me devolvió una imagen de Siria. Me recordó una situación vivida cuando tenía 15 años durante una manifestación en Alepo en 2012. Había sido herido de bala, en la mano, estaba atrapado entre los manifestantes y los policías y no podía ir al hospital inmediatamente. No estoy comparando a Francia con Siria, la violencia allí es incomparable, pero fue chocante revivir eso en París, en un ambiente donde nunca imaginé que vería sangre por todas partes en la calle. Me volvió loco tener la imagen de Alepo en París, ocho años después. En Alepo, perdí una cámara, vi bombardeos delante de mí. Pero la visión de mi cámara ensangrentada me afectó.



Metrolibre