Al menos diez muertos en el ataque en Kabul del sábado, según un nuevo balance

Al menos diez civiles murieron y otros 51 resultaron heridos en el ataque con cohetes ocurrido el sábado en Kabul, según un nuevo balance transmitido...
  • Un hombre observa los daños causados en una vivienda por los cohetes caídos en Jair Jana, al noroeste de Kabul, el 21 de noviembre de 2020
Kabul (AFP) |

Al menos diez civiles murieron y otros 51 resultaron heridos en el ataque con cohetes ocurrido el sábado en Kabul, según un nuevo balance transmitido el domingo por al vicepresidente afgano, que prometió encontrar a los culpables.

"Encontraremos a las redes que han ayudado a transportar los materiales [cohetes] utilizados en el ataque", que fue reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), declaró Amrullah Saleh en Facebook.

El balance del sábado daba cuenta de 8 muertos.

Los atacantes dispararon 23 cohetes sobre el centro de Kabul, cerca de la Zona Verde donde se encuentras embajadas y compañías internacionales, así como el palacio presidencial y otras estructuras gubernamentales.

Estas explosiones se produjeron en zonas densamente pobladas, incluido un hospital.

El EI difundió un comunicado asumiendo la responsabilidad del ataque.

El grupo yihadista ya reivindicó dos de los ataques más sangrientos de los últimos meses, uno contra la Universidad de Kabul a principios de noviembre y otro contra un centro educativo en octubre, que dejaron cerca de 50 muertos.

Responsables del gobierno afgano acusaron sin embargo de estos ataques a los talibanes o a sus aliados, al igual que hicieron el sábado.

Durante los últimos seis meses, los talibanes perpetraron 53 ataques suicidas y 1.250 atentados, que causaron 1.210 muertos y 2.500 heridos entre los civiles, declaró esta semana el portavoz del ministerio del Interior, Tariq Arian.

La violencia persiste en todo el país pese a las negociaciones que mantienen Kabul y los insurgentes desde el 12 de septiembre.

El ataque del sábado tuvo lugar poco antes de las reuniones en Doha, capital de Catar, entre el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo y los negociadores de los talibanes y del gobierno afgano.

Pompeo intentó presionar a ambas partes para acelerar las conversaciones, mientras Washington continúa con la retirada de sus tropas del país.



Metrolibre