Gobierno español impone medidas anticovid a Madrid pese a la oposición de sus autoridades

Ante una situación epidemiológica "preocupante", el gobierno español impuso este miércoles duras restricciones a la movilidad en Madrid, pese al rechazo de las autoridades locales...
  • Miembros de la Unidad Española de Emergencias Militares se preparan para desinfectar el Centro Cultural Lope de Vega en el barrio de Vallecas, Madrid, el 30 de septiembre de 2020
Madrid (AFP) |

Ante una situación epidemiológica "preocupante", el gobierno español impuso este miércoles duras restricciones a la movilidad en Madrid, pese al rechazo de las autoridades locales con las que mantiene un pulso.

Para frenar los contagios de covid-19, la norma preparada por el Ministerio de Sanidad prevé imponer a la capital de 3,2 millones de habitantes y otros municipios las medidas ya en vigor desde la semana pasada en algunas zonas de la región, donde los vecinos no pueden salir de sus vecindarios salvo para trabajar, ir al médico o llevar a los niños al colegio

Estas restricciones son más leves que el férreo confinamiento impuesto a todos los españoles entre marzo y junio y que permitió controlar la primera ola de la pandemia.

"Este acuerdo ha sido aprobado con amplia mayoría", anunció en rueda de prensa el ministro de Sanidad, Salvador Illa, tras una reunión con autoridades de todas las regiones autónomas del país, competentes en materia de salud.

Pero esta norma fue inmediatamente rechazada por las autoridades de la región de Madrid, dirigida por la derecha, que han mantenido un tenso pulso con el gobierno de izquierda del presidente socialista Pedro Sánchez.

El acuerdo "jurídicamente no es válido" por no haber sido aprobado en la reunión por unanimidad, dijo en rueda de prensa el responsable de salud madrileño, Enrique Ruiz Escudero, cuyo ejecutivo regional había llegado la noche del martes, no obstante, a un principio de acuerdo con el gobierno central sobre las medidas.

Pese al rechazo de Madrid y otras regiones, que votaron en contra, la orden "se tiene que hacer efectiva" una vez sea publicada en el boletín oficial del Estado, en una fecha próxima, afirmó Illa, quien dijo no contemplar "que una decisión colegiada que afecta la salud pública no sea adoptada".

"La situación en Madrid es compleja y preocupante", subrayó Illa, señalando que la región representa el 43,7% de los nuevos contagios en España, ya de por sí el país de la Unión Europea con la peor incidencia del virus, 284 casos por cada 100.000 habitantes, cifra que se dobla con creces en la capital (735 casos).

Ruiz Escudero rebatió esos datos, y dijo que en Madrid "empezamos a tener esas primeras señales de que empezamos a entrar en situación favorable".

Además de la capital, otros nueve municipios estarán bajo las restricciones, ya que presentan los tres criterios establecidos en la nueva orden: una incidencia de más de 500 casos por cada 100.000 habitantes en las dos últimas semanas, una tasa de ocupación de unidades de cuidados intensivos de más del 35% (en Madrid está en el 40%, según Illa) y un porcentaje de positividad de pruebas PCR del 10%.

- Trabajo sí, paseo, no -

Desde el lunes de la semana pasada más de un millón de personas en las zonas más afectadas de Madrid, entre ellas varios barrios humildes del sur de la capital, ya se encuentran bajo restricciones a la movilidad.

No pueden salir de su vecindario salvo razón de primera necesidad. En cambio pueden circular libremente dentro de su barrio, donde los parques, eso sí, están cerrados y los bares y restaurantes vieron reducido su aforo.

En los últimos días, diversas manifestaciones han congregado a centenares de personas para protestar por este confinamiento parcial.

"Aunque uno no sea médico, hay cosas que no cuadran: ¿Cómo puedo ir a trabajar y no ir a pasear?", estimó a la AFP Paloma Román, profesora de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid, advirtiendo de un posible "conflicto social" en momentos en que "los políticos no dan confianza".

En otros países como Italia, muy golpeado en la primera ola de la pandemia, "la gestión no ha sido la misma" y actualmente están mejor que España, agregó la analista.

Para imponer el confinamiento, el gobierno debió decretar un estado de alarma, un régimen de excepción que le permitió asumir las competencias en materia de salud, que luego volvieron a recaer en las regiones.

Rozando los 770.000 casos notificados y los 31.800 decesos, España es uno de los países más afectados por la pandemia del nuevo coronavirus.



Metrolibre