Detenida de nuevo la jefa de campaña de la candidata presidencial de Bielorrusia

La jefa de campaña de la candidata presidencial de la oposición en Bielorrusia fue detenida este sábado, en la víspera de la elección, tras un...
  • La candidata presidencial bielorrusa Svetlana Tijanóvskaya, en entrevista con la AFP en Minsk el 7 de agosto de 2020
Minsk (Bielorrusia) (AFP) |

La jefa de campaña de la candidata presidencial de la oposición en Bielorrusia fue detenida este sábado, en la víspera de la elección, tras un breve arresto el pasado jueves, anunció la oficina de la rival del presidente Alexandre Lukashenko.

Maria Moroz fue detenida este sábado, indicó Anna Krasulina, portavoz de la candidata opositora Svetlana Tijanóvskaya.

Según Krasulina, no estaban claras en lo inmediato las razones por las cuales fue detenida.

"Probablemente no será liberada antes del lunes", es decir después de la votación, afirmó la portavoz.

Moroz fue también detenida por el Ministerio del Interior el jueves, según el comando de campaña de la oposición, tras visitar la Embajada de Lituania en Minsk, y fue liberada poco después.

Igualmente, el sábado por la noche, la policía detuvo a una importante aliada de Tijanóvskaya, Maria Kolesnikova, a la que liberó después.

La policía afirmó que la había confundido con otra persona, indicó a la AFP la portavoz Anna Krasulina.

Bielorrusia celebra el domingo su elección presidencial cuando ha emergido fuertemente la oposición frente a Lukashenko, de 65 años y quien lleva 26 en el poder.

Las urnas abrieron el martes en este país de 9,5 millones de habitantes, con una participación de más del 32% desde entonces, según las autoridades.

Desde principios de este año, tras una movilización inesperada a favor de la oposición, las autoridades bielorrusas multiplicaron las operaciones contra los rivales de Lukashenko.

Dos potenciales candidatos a las presidenciales del 9 de agosto fueron encarcelados y llevaron a Tijanóvskaya, la esposa de uno de ellos, a tomar el relevo.

Su candidatura logró unificar a todos los detractores del jefe del Estado bielorruso y congregó a miles de personas en sus mítines, algo hasta ahora nunca visto.

Lukashenko denunció por su parte un complot entre opositores y mercenarios rusos para cometer una "masacre", intentar desestabilizar el país y tomar el poder.



Metrolibre