El consumo sigue sólido en EEUU pese a que continúan los despidos y avanza el virus

Las cifras de las ventas minoristas en junio mostraron que los estadounidenses siguen comprando, pero los datos semanales de empleo muestran que siguen los despidos...
  • Un grupo de temporeros busca trabajo en un estacionamiento en Arlington, Virginia, el 6 de mayo de 2020
Washington (AFP) |

Las cifras de las ventas minoristas en junio mostraron que los estadounidenses siguen comprando, pero los datos semanales de empleo muestran que siguen los despidos en el país, y el aumento de los casos de coronavirus plantea dudas sobre el futuro de la mayor economía mundial.

Cuando faltan menos de cuatro meses para las elecciones presidenciales, los nuevos pedidos de ayuda por desempleo sumaron 1,3 millones en la última semana en Estados Unidos. Los despidos continúan y la economía enfrenta un importante rebrote de coronavirus en el sur y el oeste.

Estados Unidos, el país con más fallecidos por el coronavirus con cerca de 137.000 muertos, registró el miércoles un récord de 67.000 contagios en las últimas 24 horas.

Las cifras de pedidos de subsidio por desempleo de este jueves muestran, en tanto, una leve baja de 10.000 solicitudes con respecto al nivel de la semana pasada, según el informe publicado por el Departamento de Trabajo, que reveló que la tasa de desempleo cedió 0,3 puntos a 11,9%.

Esta cifras están ligeramente por encima de las expectativas de los analistas, en un momento clave ya que se acerca el fin de la ayuda para los trabajadores autónomos sin trabajo que hasta el 31 de julio recibirán fondos del gobierno.

El Partido Demócrata, que busca sacar a Donald Trump de la Casa Blanca en noviembre, criticó que "esta es la décimo séptima semana consecutiva en la que las solicitudes para los beneficios de desempleo sobrepasan el millón" de personas.

El mapa del desempleo muestra una correlación con el avance de la pandemia y por ejemplo en Florida - uno de los grandes focos - el número de peticiones se duplicó con respecto a la semana pasada, pasando de 66.941 a 129.408.

La economista jefe de la consultora HFE, Rubeela Farooqi, destacó que las nuevas demandas de ayuda siguen siendo altas y que el ritmo de caída con respecto a los niveles que se vieron en el peor momento de la crisis, en marzo, es bajo.

"Este ritmo podría enlentecerse aún más en las próximas semanas en respuesta a un aumento de los casos" de coronavirus, alertó la economista que piensa que las condiciones en el mercado laboral de Estados Unidos siguen siendo "débiles".

El confinamiento para intentar contener el avance del virus llevó a la tasa de desempleo de un nivel de 3,5% en febrero a 14,7% en abril, para luego ceder en mayo y junio a 13,3% y 11,1% respectivamente.

- Una realidad más sobria -

En tanto los datos del consumo fueron alentadores con un aumento de un 7,5% de las ventas minoristas, una desaceleración con respecto a mayo, pero que se ubicó por encima de las expectativas de los expertos.

Para la consultora Oxford Economics "este informe muestra una ilusión de un consumidor intrépido que gasta sin freno, pero la realidad es más sobria y los consumidores cada vez tienen más miedo de los nuevos brotes de COVID-19".

Para la firma NRF la duración de esta mejoría de las ventas está relacionada de forma directa con cuán extendido resulte este aumento de los casos de coronavirus.

En tanto, la actividad manufacturera de la región de Filadelfia, que es un parámetro importante de la industria estadounidense, mostró un freno en julio, según los datos de la Fed.

El indicador cayó tres puntos en julio para ubicarse en +24,1, mostrando una desaceleración del crecimiento de la actividad en la región.

Estos datos están basados en una encuesta de la Fed realizada entre el 6 y el 13 de julio pasados, cuando el rebrote de la pandemia de coronavirus comenzó en el sur y oeste de Estados Unidos.



Metrolibre