Los palestinos ofrecen negociar directamente con Israel

Los palestinos, firmemente opuestos al plan estadounidense para Oriente Próximo, están dispuestos a relanzar negociaciones directas con los israelíes, según un texto enviado al Cuarteto...
  • Manifestación contra el proyecto israelí de anexión de parte de Cisjordania, organizada por el movimiento islamista Hamas, el 17 de junio de 2020 en Gaza
Ramala (Territorios Palestinos) (AFP) |

Los palestinos, firmemente opuestos al plan estadounidense para Oriente Próximo, están dispuestos a relanzar negociaciones directas con los israelíes, según un texto enviado al Cuarteto Internacional (Unión Europea, ONU, Rusia y Estados Unidos) y consultado el lunes por la AFP.

Calificado de "histórico" por Israel, el plan del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prevé principalmente que Israel se anexione parte de la Cisjordania ocupada, así como la creación de un Estado palestino desmilitarizado en un territorio dividido y sin Jerusalén este como capital.

Israel se pronunciará a partir del miércoles sobre la puesta en marcha de este polémico plan. Los dirigentes palestinos exhortan desde hace semanas a la comunidad internacional a rechazarlo.

A principios de junio, el primer ministro palestino, Mohamed Shtayyeh, había revelado la existencia de una contrapropuesta palestina, pero no entró en muchos detalles.

- "Fuerzas internacionales" -

La Autoridad Palestina envió un texto al Cuarteto Internacional, y del que la AFP obtuvo una copia, en el que asegura que los palestinos están "preparados para reanudar las negociaciones bilaterales en el punto en el que quedaron suspendidas" en 2014.

"Nadie tiene más interés que los palestinos en alcanzar un acuerdo de paz y nadie tiene tanto que perder como los palestinos en ausencia de paz", dice la carta de cuatro páginas enviada al Cuarteto de Naciones Unidas, Estados Unidos, Rusia y la Unión Europea.

"Estamos preparados para tener nuestro Estado con un número limitado de armas y una fuerza policial poderosa para mantener la ley y el orden", reza, antes de agregar que aceptaría una fuerza internacional como la OTAN, con mandato de Naciones Unidas, para que vigile el cumplimiento de cualquier eventual tratado de paz.

El texto también propone "cambios de frontera menores que serán acordados mutuamente, basados en las fronteras del 4 de junio de 1967", cuando las fuerzas israelíes ocuparon Cisjordania.

Cuando desveló la contrapropuesta el 9 de junio, Shtayyeh había precisado que el traspaso de territorios se haría de "igual a igual" en términos de "tamaño y valor".

Sobre la cuestión del estatus de Jerusalén, uno de los escollos del conflicto, los palestinos reiteran su voluntad de convertir la parte oriental de la ciudad, ocupada y anexionada por Israel, en la capital del Estado al que aspiran.

"Si Israel declara la anexión sobre cualquier parte del territorio palestino, esto significará necesariamente la anulación de todos los acuerdos firmados", advierte en conclusión el documento.

Más de 2,8 millones de palestinos viven en Cisjordania, donde residen igualmente unos 450.000 israelíes en colonias consideradas ilegales por el derecho internacional.

Además de un centenar de colonias judías, Israel desea anexionarse el valle del Jordán, una llanura agrícola que representa el 30% de Cisjordania.

- "Actitud discriminatoria" -

El lunes, el ministro israelí de Defensa, Benny Gantz, estimó en cambio que cualquier anexión de Cisjordania deberá esperar a que la pandemia de nuevo coronavirus haya terminado.

A medida que avanza el desconfinamiento, el número de casos va en aumento en Israel, que había logrado, en un principio, contener relativamente bien la pandemia.

"Cualquier cosa que no tenga que ver con la batalla contra el coronavirus esperará hasta después del virus", dijo Gantz. Su oficina aclaró después que se refería específicamente al plan de anexión.

La oficina del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, no respondió por el momento para comentar estas declaraciones.

Horas antes, la ONU calificó de ilegal el proyecto de anexión y aseguró que "las ondas expansivas [...] durarán décadas y serán extremadamente perjudiciales para Israel, así como para los palestinos".

"Aún hay tiempo para modificar esta decisión", insistió la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en una declaración escrita.

En reacción a estas palabras, el ministerio israelí de Relaciones Exteriores la acusó de "politizar" este caso y recordó que Israel anunció en febrero que "congelaría sus relaciones con la Alta Comisionada debido a su actitud unilateral y discriminatoria hacia el Estado de Israel".



Metrolibre