El Banco Africano de Desarrollo lanza investigación independiente sobre su presidente

El Banco Africano de Desarrollo (BAfD) anunció este jueves por la noche el lanzamiento de una investigación independiente sobre las acusaciones de prevaricación contra su...
  • El presidente del Banco Africano de Desarrollo Akinwumi Adesina en Abuya (Nigeria) el 27 de julio de 2019
Abiyán (AFP) |

El Banco Africano de Desarrollo (BAfD) anunció este jueves por la noche el lanzamiento de una investigación independiente sobre las acusaciones de prevaricación contra su presidente, el nigeriano Akinwumi Adesina, el único candidato a su reelección para un nuevo mandato.

Tras pensárselo dos semanas, la institución panafricana de desarrollo, con sede en Abiyán, cedió a la exigencia de Estados Unidos, insatisfecho con la investigación interna que había exculpado completamente a Adesina de graves acusaciones formuladas por un grupo de "denunciantes" (lanzadores de alertas), como "comportamiento contrario a la ética, enriquecimiento personal y favoritismo".

"La oficina (del consejo de gobernadores del BAfD) acuerda autorizar una revisión independiente" sobre las "acusaciones" de "denunciantes" contra Adesina, señala en un comunicado el presidente de la Oficina del Consejo, Nialé Kaba, asimismo ministro marfileño de Planificación y Desarrollo.

Esta "revisión independiente tendrá que llevarla a cabo una persona neutral, íntegra y de alto calibre con una experiencia incuestionable y una reputación internacional probada en un plazo de dos a cuatro semanas como máximo, teniendo en cuenta el calendario electoral" del banco, que debe elegir a su presidente a finales de agosto, precisa Kaba.

Adesina, elegido en 2015 al frente del BAfD, uno de los cinco principales bancos multilaterales de desarrollo del mundo, es objeto de una serie de acusaciones desde principios de año, divulgadas por la prensa en abril.

En un informe detallado, los denunciantes lo acusan de favoritismo en numerosos nombramientos de altos funcionarios, en particular de compatriotas nigerianos, de haber nombrado o ascendido a personas sospechosas o condenadas por fraude o corrupción, o de concederles una indemnización por despido sin sancionarlas.

Unas acusaciones negadas por Adesina, de 60 años, el primer nigeriano en dirigir la institución desde su creación en 1964, quien clamó su "inocencia" y fue rápidamente exculpado por el banco basándose en un informe de su comité interno de ética.

- "Mistificación" -

Pero Estados Unidos, el segundo mayor accionista del banco después de Nigeria, exigió una investigación independiente a finales de mayo, poniendo en tela de juicio el trabajo del comité de ética en una carta del secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, lo que provocó una grave crisis en la institución panafricana.

"Dado el alcance, la gravedad y la precisión de las acusaciones contra el único candidato para la jefatura del banco para los próximos cinco años, creemos que se necesita una investigación más detallada para que el presidente del BAfD goce de pleno apoyo y confianza de los accionistas", escribió Mnuchin.

La decisión de lanzar una investigación independiente se tomó "con el objetivo de conciliar los diferentes puntos de vista", dijo Kaba.

Hace seis meses su reelección parecía garantizada, con el apoyo de la Unión Africana y la Comunidad Económica de Estados de África Occidental, y una gigantesca ampliación de capital de 115.000 millones de dólares aceptada en octubre de 2019. Ahora la posición de Adesina parece cada vez más frágil.

Pero este hombre carismático no se da por vencido. Vilipendia a sus adversarios, elogia su balance y sigue buscando respaldo.

El presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, expresó públicamente su apoyo el martes después de recibirlo en Abuya. Adesina, un economista especializado en desarrollo, fue ministro de Agricultura de su país antes de presidir el BAfD.

También recibió el respaldo de una decena de ex jefes de Estado africanos que firmaron una carta conjunta.

Por el contrario los accionistas no africanos del BAfD parecen más circunspectos sobre su balance, según varias fuentes.

El BAfD cuenta con 80 países accionistas (54 Estados africanos y 26 no africanos, de Europa, América y Asia). Es la única institución africana evaluada por las agencias de calificación financiera con la triple A.

Internamente, la gestión del personal encabezado por Adesina ha provocado la partida de muchos ejecutivos.

En una carta abierta con fecha de 30 de mayo, un "grupo de miembros del personal africano del BAfD" criticó su gestión: le acusan de "mistificación", de comunicar más que actuar y de haber "debilitado" el Banco.



Metrolibre