The Lancet toma distancia del estudio que publicó sobre la hidroxicloroquina

La prestigiosa revista médica The Lancet tomó distancia del criticado estudio que publicó sobre los posibles efectos nefastos de la hidroxicloroquina entre enfermos de la...
  • Antes del estudio de The Lancet, otros trabajos realizados a menor escala habían apuntado a las mismas conclusiones que este
París (AFP) |

La prestigiosa revista médica The Lancet tomó distancia del criticado estudio que publicó sobre los posibles efectos nefastos de la hidroxicloroquina entre enfermos de la covid-19, al admitir que este plantea "serias cuestiones científicas".

La publicación "alerta a los lectores sobre el hecho de que surgieron serias cuestiones científicas" sobre este estudio, actualmente bajo una auditoría promovida por varios de sus propios autores, indicó The Lancet.

Esta advertencia fue publicada el martes como una "expression of concern" ("expresión de preocupación"), un término formal empleado por las revistas científicas cuando un estudio plantea potencialmente un problema.

El artículo en cuestión condujo a la Organización Mundial de la Salud a interrumpir los ensayos clínicos de la hidroxicloroquina en varios países, puesto que concluyó que esta molécula no solo no es beneficiosa contra la covid-19, sino que además aumenta el riesgo de morir.

Publicado el 22 de mayo, el estudio se basa en los datos de unos 96.000 pacientes ingresados entre diciembre y abril en 671 hospitales del mundo y compara la evolución de quienes recibieron este tratamiento y de quienes no.

Aunque parte de la comunidad científica duda de la eficacia de la hidroxicloroquina, popularizada desde el principio de la epidemia por el doctor francés Didier Raoult, muchos expertos expresaron a la vez sus dudas en cuanto a la fiabilidad de este trabajo.

Varias decenas señalaron en una carta abierta su "preocupación" por la metodología empleada en este trabajo, basado en información recopilada por Surgisphere, una empresa de análisis de datos de salud basada en Estados Unidos.

Por su parte, los autores, liderados por el doctor Mandeep Mehra, director ejecutivo del Brigham and Women's Hospital Center for Advanced Heart Disease, en Boston, defendieron sus resultados.

"Estamos orgullosos de contribuir en los trabajos sobre la covid-19", en este periodo de "incertidumbre", declaró a la AFP la semana pasada Sapan Desai, director de Surgisphere.

En general, la hidroxicloroquina se prescribe para tratar males como el lupus.

El presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó tomarla como medida de prevención, mientras que países como Brasil, Senegal y Perú la recomiendan para tratar la covid-19.

Antes del estudio de The Lancet, otros trabajos realizados a menor escala habían apuntado a las mismas conclusiones que este.

- "Castillo de naipes" -

En su comunicado del martes, la revista destaca "la auditoría independiente en curso sobre la procedencia y validez de los datos, solicitada por los autores no afiliados a Surgisphere" y explicó que los resultados estarán disponibles "muy pronto".

"No es suficiente, necesitamos una verdadera evaluación independiente", reaccionó en Twitter el investigador James Watson, uno de los promotores de la carta abierta.

"El castillo de naipes se derrumba", reaccionó el miércoles en la misma red social el mediático doctor Raoult.

Por otro lado, otra revista médica de referencia, el New England Journal of Medicine (NEJM), publicó asimismo el martes una "expression of concern" acerca de un estudio realizado por el mismo equipo con las bases de datos de Surgisphere, sobre un vínculo entre la mortalidad de la covid-19 y las enfermedades cardíacas.

Para el doctor francés Gilbert Deray, del hospital parisino Pitié-Salpêtrière, las advertencias de The Lancet y del NEJM son una señal de que ambos estudios están "en vías de retractación", lo que supondría un "desastre" para la reputación de estas prestigiosas revistas.

"Esto ilustra que el ritmo científico debe desconectarse del mediático. La emergencia de la pandemia no justifica estudios mediocres", tuiteó el doctor Deray.



Metrolibre