Israel quiere exportar su modelo anticovid a la diáspora judía

Israel intenta exportar su modelo de gestión de la crisis de la covid-19 a la diáspora judía de Francia y Estados Unidos, con la esperanza...
  • Un judío ultraortodoxo compra en el mercado Mahane Yehuda de Jerusalén el 8 de mayo de 2020
Jerusalén (AFP) |

Israel intenta exportar su modelo de gestión de la crisis de la covid-19 a la diáspora judía de Francia y Estados Unidos, con la esperanza de frenar la propagación del virus en las comunidades en estos países, a menudo muy golpeadas por la pandemia.

El mundo judío celebra desde el jueves y hasta el sábado por la noche el Shavuot, el Pentecostés judío, con reuniones familiares y en las sinagogas. En Israel, donde han vuelto a abrir escuelas, bares y cafés, las sinagogas podrán acoger también a los fieles durante estas celebraciones.

Tal no será el caso en Francia, donde el Consistorio de París instó a las sinagogas a una "reapertura progresiva a partir del 4 de junio" y "con escasos efectivos", según un reciente documento consultado por la AFP.

Israel, país de mayoría judía de nueve millones de habitantes, ha registrado 280 fallecimientos por la covid-19, balance inferior a los de las comunidades judías en Francia, la primera de Europa, o de Nueva York, la mayor de América del Norte.

El Estado hebreo tiene una ratio de 31 muertos por millón de habitantes, contra 310 en Estados Unidos y 427 en Francia.

- "Medidas esenciales" -

Recientemente la Agencia Judía para Israel, dedicada a la inmigración de los judíos, se ha asociado con otras dos organizaciones locales, el Instituto Weizmann de Ciencias y los servicios de salud Clalit, para intentar exportar a las comunidades judías del extranjero el modelo israelí en materia de lucha contra el virus.

"La idea fundamental es intentar explicar a la comunidad judía, que proporcionalmente se ha visto más afectada que el promedio de la población en Francia y en Estados Unidos, (...) la experiencia de los médicos y los científicos en Israel", indica a la AFP Amos Hermon, directivo de la Agencia Judía.

"Creemos que Israel ha tomado las medidas esenciales" para frenar la crisis, y "deseamos compartir este conocimiento, este saber, con otras comunidades que se han visto muy afectadas", explica.

Responsables israelíes han recomendado retrasar la apertura de sinagogas en Francia y propuesto un modelo de comités médicos encargados de seguir el estado de salud de los judíos.

El objetivo es detectar enfermos potenciales antes de que acudan a las sinagogas y contaminen a otras personas, mediante el uso de oxímetros, aparatos que permiten medir a través del dedo la tasa de oxígeno en la sangre y determinar si el estado de un paciente se deteriora.

En Israel, las autoridades sanitarias han implementado unidades de telemedicina para mantener en sus casas a las personas contaminadas por covid-19. En caso de empeoramiento de los pacientes, éstos son hospitalizados.

- "Rapidez de la respuesta" -

Las medidas de confinamiento y de distancia social adoptadas al inicio de la crisis, así como el desarrollo de la telemedicina, han contribuido al modelo israelí de gestión de la crisis, estiman los especialistas interrogados por la AFP.

También está "la rapidez de la respuesta" destaca Yair Schindel, miembro de la fuerza de intervención creada por el gobierno para gestionar la salida de la pandemia.

"¿Se cierran rápidamente los lugares? ¿Se confina rápidamente? ¿Se impone rápidamente a la población el uso de mascarilla?", se pregunta este responsable que estudia diversos escenarios para atenuar los efectos de una posible "segunda ola" de la pandemia.

Según un estudio de la Universidad de Tel Aviv, cerca del 70% de las personas diagnosticadas con el virus en el país han sido contaminadas por una cepa procedente de Estados Unidos, y 30% de Europa, principalmente de Francia y Bélgica.



Metrolibre