Nueva York recibe buque hospital militar mientras la pandemia crece en EEUU

Nueva York recibió este lunes con los brazos abiertos un buque hospital militar con 1.000 camas, mientras la pandemia de coronavirus se propaga por Estados...
  • Dos personas observan la llegada a Nueva York del barco hospital militar USNS Comfort, el 30 de marzo de 2020
Nueva York (AFP) |

Nueva York recibió este lunes con los brazos abiertos un buque hospital militar con 1.000 camas, mientras la pandemia de coronavirus se propaga por Estados Unidos y el presidente Donald Trump prorrogó hasta fines de abril las recomendaciones de confinamiento.

El "USNS Comfort", equipado con 12 quirófanos y un equipo de 1.200 médicos y enfermeros, arribó al puerto de Nueva York para ayudar a aliviar los hospitales de la ciudad, saturados por la permanente afluencia de pacientes con coronavirus, constató la AFP.

Su llegada se produce en momentos en que Virginia, Maryland y la capital, Washington, decidieron restringir los movimientos de sus ciudadanos, lo que significa que casi las tres cuartas partes de los estadounidenses ahora viven, o están a punto de vivir, bajo restricciones de diverso grado.

Trump alertó el domingo que la tasa de muertes en Estados Unidos subirá en las próximas dos semanas, y calificó como "horribles" las estimaciones del científico líder en la pandemia Anthony Fauci de que "millones" de estadounidenses se infectarán con el virus y hasta 200.000 morirán.

La ciudad de Nueva York, con más de 33.000 casos de coronavirus y 790 muertes, corre contrarreloj para aumentar las camas de hospital y el equipamiento y personal médico antes de alcanzar el pico máximo de la enfermedad.

"Este virus ha estado por delante de nosotros desde el primer día", dijo el lunes el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, al canal de televisión MSNBC. Estimó que en dos a cuatro semanas la ciudad llegará a su máximo número de casos.

"Prepárense para el ápice. Tengan los materiales para el ápice. Ahí es cuando el sistema colapsará", advirtió Cuomo.

El "USNS Comfort" recibirá a pacientes que requieren cuidados intensivos no relacionados con el virus para permitir así que los hospitales se centren en los enfermos de COVID-19.

El alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, aseguró que su llegada "sube la moral".

Estados Unidos es el país con más casos confirmados de la enfermedad, más de 163.000, según un conteo de la Universidad Johns Hopkins difundido en la noche del lunes. Las muertes llegaron a 3.008, y más de 1.200 se produjeron en Nueva York.

Los estados más afectados son Nueva York, de lejos el más golpeado, Luisiana, Illinois y Florida.

El gobernador de este último, Ron DeSantis dijo el lunes que no quiere que pasajeros del buque sospechosos de tener el virus "deambulen" en su estado.

La Gran Manzana inaugura también este lunes un hospital de urgencia temporario en el centro de conferencias Jacob Javits con capacidad para 2.900 camas y otro, el martes, en el Central Park.

Otros cuatro sitios de la ciudad han sido aprobados para acoger enfermos de manera temporaria y descongestionar los hospitales, desbordados en los últimos días por el flujo de pacientes con el virus.

- "Día D en Nueva York" -

Vuelos organizados por la agencia federal de manejo de emergencias, FEMA, comenzaron a llegar al aeropuerto internacional JFK de Nueva York con millones de máscaras, vestimenta protectora y termómetros.

El alcalde la ciudad, Bill de Blasio, dijo que Nueva York necesita más de 400 respiradores antes del fin de semana, y describió al próximo doming o como el "Día D".

"Estamos tratando de reutilizar lo que podemos porque nunca se sabe cuándo se acabará", dijo el doctor Peter Liang, de 38 años, a la AFP, refiriéndose a los suministros con que cuenta el hospital de Manhattan en el que trabaja.

La Casa Blanca dijo que se planifican unos 50 vuelos en total en esta operación bautizada "Proyecto puente aéreo".

Virginia y Maryland, vecinos de la capital Washington, se convirtieron el lunes en los últimos estados del país en restringir el movimiento de sus residentes. Ahora tres cuartos de la población estadounidense de más de 330 millones de personas está bajo cierta forma de cuarentena.

Trump canceló los planes para poner fin al aislamiento en gran parte del país hacia el 12 de abril cuando los científicos principales de su equipo de lucha contra el coronavirus le mostraron las proyecciones de muertes en las próximas semanas.

Cuanto los estadounidenses más respeten las recomendaciones de emergencia y se queden en casa, "más rápido terminará esta pesadilla", dijo el presidente.

"Nada sería peor que declarar la victoria antes de tenerla", sostuvo, y dijo esperar que el país "esté en buen camino para recuperarse" hacia el 1 de junio.

El mandatario dijo el lunes a Fox News que espera que los casos lleguen a un pico hacia la Pascua, y que luego comenzarán a caer.

"Ese sería un día para celebrar. Queremos hacerlo bien", indicó.

Fauci dijo que no tuvo problemas en convencer a Trump de extender las recomendaciones más allá del 12 de abril.

"Miró los datos y lo entendió enseguida. Era un panorama bastante claro", dijo el lunes a CNN.

Trump, que al comienzo no dio mucha importancia al covid-19, oscila regularmente entre subrayar la seriedad del brote a la necesidad de reactivar la economía lo antes posible.

Este mes un récord de 3,3 millones de estadounidenses solicitaron beneficios de desempleo, la cifra más alta jamás registrada.



Metrolibre